Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El relevo esperado

Feliciano Fuster deja de ser presidente de Endesa, a la que llegó con los socialistas y en la que quería mantenerse con el PP avalado por su buena gestión en la sociedad. Para el veterano empresario balear la edad -73 años- no es ningún obstáculo. Así que se va antes de lo que pensaba. Su verdadero objetivo era llegar, al menos, hasta la próxima privatización de Endesa a finales del próximo año. Pero el peso de las circunstancias le ha vencido. Y son, nada más y nada menos, el expediente que le abrió la Comisión de Valores por presunta ocultación de datos en las OPA de Sevillana y Fecsa. Esperará como presidente de honor de la empresa que ha presidido en los últimos 13 años.Su sustituto, Rodolfo Martín Villa, era el relevo anunciado. Hace meses su nombre surgió como presidenciable de varias empresas de postín para poner el colofón a su intensa carrera política. Descartado el elegido Juan Hoyos, que lo rechazó dos veces, y metido en el citado expediente el actual presidente, las posibilidades de Martín Villa crecieron imparables. No será la primera vez que preside una empresa. Lo hizo, después del descalabro de UCI), en La Cellophane Española, en la que le colocó el antiguo Banco Bilbao, hoy BBV. Es decir, sus relaciones industriales han sido precisamente con el banco que es la competencia directa de sus principales accionistas, BCH, Santander y Argentaria.

Terreno de juego

El ex ministro estuvo la noche del jueves en el palco de CEPSA en el Bernabeu viendo el Madrid-Barcelona. Allí ya rumiaba su nombramiento como presidente del grupo eléctrico e, incluso, aceptaba que se le saludase como tal. Tal vez sin quererlo y aunque le una amistad de años con Carlos Pérez de Bricio (presidente de la petrolera y con el que coincidió en el primer Gobierno tras la muerte de Franco), Martín Villa ya ejercía en ese momento como representante de la eléctrica en una empresa en la que tiene el 6% del capital. Con ellos estaba Ángel Corcóstegui, consejero delegado del Banco Central Hispano (BCH), otro eslabón en las alianzas que mantiene Endesa, en este caso en diversos frentes: eléctrico, petrolero (la propia CEPSA), telecomunicaciones...No se le conocen relaciones estrechas con el sector eléctrico. Siendo presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso en las pasadas legislaturas, sí tuvo de cerca a su antecesor, como en la foto de esta página, correspondiente a una comparecencia de Fuster en 1992. Probablemente no le pasaba por la cabeza que iba a relevar a aquel hombre. Ni a éste que Martín Villa le sucecedería. Cosas de la empresa pública.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS