Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se escapa

El Madrid se queda solo. Su liderato es cada vez más convincente. Lo dicen los números -ya aventaja en cinco puntos al Barcelona-, lo refrenda su carácter -ayer levantó por dos veces goles del Deportivo- y lo apostilla su juego, cada vez más sólido e incontestable. El 3-2 ante los gallegos tiene aspecto de punto y final. La conclusión de la Liga sigue lejos, pero la resolución del título parece muy próxima.Fue el líder uno de los grandes beneficiados de una jornada alocada, sorprendente, muy vistosa. Y cargada de petardazos. El Oviedo encendió en el Camp Nou el más estruendoso. Ganaban cómodamente los azulgrana por 2-0, con tantos de Pizzi y Ronaldo, cuando los asturianos se decidieron a dar la campanada. Oli firmó la proeza con dos goles, el último de ellos cuando la bocina estaba a punto de sonar. Empate a dos y pañolada de la afición, que pide la cabeza de Robson, de Núñez, de los jugadores y de quién sea.

También hubo pañuelos en Mestalla, donde el Valencia no pasó del empate a uno ante el Racing. El Betis, en cambio, se confirmó como la única alternativa fiable al bipartidismo de cabeza. Aplastó al Athletic en San Mamés (0-3, Alfonso, Olías y Kowalczyck) y alcanzó la cifra de los 42 puntos, ya sólo cinco menos que el Barça.

El tramo final tuvo sabor fatídico para el Sevilla, que dilapidó una renta de dos goles en los cinco últimos minutos. Gracia, Mutiu y De Pedro elevaron a la Real Sociedad hasta el triunfo y, de paso, sentenciaron a Camacho. Al club se le acaba la paciencia y el técnico ya proclama abiertamente sus temores: "Lo normal es que me destituyan". El martes, tras la reunión de la directiva, habrá noticia.

Para el Zaragoza, el tren de la salvación, esa excursión de aficionados que organizó para su visita a Las Gaunas, tuvo carácter balsámico. Ganaron por 1-2 los de Luis Costa, que se estrenaba en el banquillo, y cogieron aire. Probablemente el que le empieza a faltar al Rayo. Los de Vallecas salieron goleados de su visita a Zorrilla (40) y confirmaron que 1997 no es precisamente su aliado. Han perdido todos los partidos ligueros que han jugado en lo que va de anu y no han sido capaces de marcar un mísero gol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1997

Más información

  • El líder remonta por dos veces goles del Depor y manda a cinco puntos al Barça