Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polanco recibe el título de hijo adoptivo de Cantabria "por su defensa de las libertades"

Jesús de Polanco, presidente del Grupo PRISA, recibió ayer en el palacio de, la Magdalena de Santander el título de hijo adoptivo de Cantabria de manos del presidente de esa comunidad autónoma, José Joaquín Martínez Sieso, del PP, quien atribuyó la concesión del galardón -acordada por unanimidad del Parlamento autónomo- a la defensa hecha por Jesús de Polanco de las "libertades públicas". El presidente del diario EL PAÍS -nacido en Madrid, pero con hondas raíces en esa región- afirmó al recoger el galardón: "Siempre me he considerado cántabro, y como tal he ejercido allá donde fui".

, El presidente regional y dirigente del Partido Popular resaltó que el Parlamento y el Consejo de Gobierno de Cantabria han querido galardonar en Polanco "la proyección social de su trayectoria empresarial en el ámbito de la educación, la comunicación y la defensa de las libertades públicas en aquellos momentos históricos que hoy recordamos con el resumido concepto de transición democrática". El título de hijo adoptivo o predilecto de Cantabria es la más alta distinción que concede el Gobierno regional desde hace 10 años. Antes que el presidente de PRISA han obtenido ese galardón cuatro. ilustres personalidades, entre ellas el poeta nacido en Madrid José Hierro.José Joaquín Martínez Sieso manifestó en la entrega del premio: "En esta tierra nunca le hemos considerado más que cántabro. Siempre lo ha sido para nosotros. Desde las instituciones de la autonomía, le animamos a que siga impulsando la Fundación Santillana por sus derroteros de calidad, prestigio y exaltación de todo aquello que en Cantabria puede conmover la sensibilidad. Quien ayuda a Santillana ayuda a Cantabria, porque es nuestra población más universal que esperamos pronto convertir en Patrimonio de la Humanidad".

El presidente autonómico recordó que la Torre de Don Borja, sede cántabra de la Fundación Santillana, ha sido siempre un lugar de encuentro con las creaciones del espíritu, pero también un escenario de propagación de lo que Cantabria es y ha producido a lo largo de su historia.

Agradecimiento

Tras recibir de manos de Martínez Sieso el Medallón y el título acreditativo de hijo adoptivo de Cantabria, Polanco pronunció un breve discurso en el que expresó su orgullo por haber concitado la unanimidad del Parlamento cántabro y agradeció la distinción a todos los partidos políticos y al Gobierno regional.

En su intervención de agradecimiento, Polanco subrayó que siempre se ha sentido cántabro pese a que "motivos ocasionales" decidieran su nacimiento en Madrid, y subrayó que desde su infancia fue "alimentado en un ambiente en el que siempre estuvo encendido el fuego vigoroso que calienta la asamblea de los hogares cántabros". "Uno no es de donde nace, sino de donde pace, y el ambiente en, el que me crié siempre estuvo presidido por Cantabria", añadió. El presidente de PRISA ligó a ese sentimiento hacia la que considera su tierra los orígenes de la Fundación Santillana e invocó su deseo de ofrecer a Cantabria "algo que garantizara una tarea continuada de estímulo, difusión y propagación de la cultura, que ha constituido y constituye mi mundo".

Un largo camino

"La idea de la Fundación hacía anos que se venía gestando", recordó el presidente de PRISA, remontándose al comienzo de los ochenta, "y en compañía de Pancho Pérez González, ese gran cántabro nacido en Buenos Aires, y de los demás socios de nuestro reducido grupo hice el hatillo y, al amparo de las venerables piedras y escudos de Santillana, echamos a caminar en 1980".

Reconoció que se siente muy compensado por la creación y consolidación de la Fundación Santillána, y relató: "He formado parte de la Cantabria foramontana, de los cántabros que se han echado a andar por el mundo y no se han detenido, y es en esa Cantabria foramontana en la que quisiera que me consideráseis empadronado".

Luego, el homenajeado tuvo un recuerdo emocionado para sus padres: "Mucho más grande que mi satisfacción en esta noche sería la de la persona que, desde que nací, me inculcó con ardorosa devoción y ternura sin límites el amor a la Montaña: mi madre".

El himno a Cantabria, interpretado por la Coral Salvé de Laredo, puso fin a la ceremonia, a la que acudieron unas 300 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 1997

Más información

  • El presidente regional resalta su aportación empresarial a la comunicación y la educación