FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓN

Regreso al bipartidismo

La Liga alcanza su ecuador con Madrid y Barça al mando

Concluida la primera vuelta, el campeonato español enseña de nuevo un fenómeno familiar: el bipartidismo. Madrid-Barcelona; Barcelona-Madrid. Los dos conjuntos de mayor historial y presupuesto del fútbol español han decidido recuperar el mando y relegar a carácter excepcional el bicampeonato del Atlético en el curso pasado. Ya están los dos en la cima de la tabla, a un mundo de puntos del resto. El título de Liga parece destinado a quienes lo conquistaron en 11 de las últimas 12 ediciones.Respuesta española. La primera vuelta del campeonato más cosmopolita de la historia, con casi media docena de jugadores no nacionales por equipo en las alineaciones titulares, enseña un dato de lo más paradójico: cinco de los siete máximos realizadores de la Liga son españoles. Por detrás de Ronaldo (18) y Suker (15) están Ziganda (13), Luis Enrique y Julen Guerrero (11) y Raúl y Oli (10). Desde la temporada 1981-82, cuando seis españoles acabaron entre los siete máximos goleadores de la Liga, no sucedía algo similar. La solidez del Madrid. En un año de revolución, con técnico diferente y siete caras nuevas en el once inicial, el Madrid ha conseguido adquirir una fortaleza desconocida. Finalizado el primer tramo de la competición, la estética de su juego aún despierta dudas, pero no la calidad de sus futbolistas y, sobre todo, la solidez de su sistema. Concluye la primera vuelta invicto, sin un solo adversario que haya conseguido descubrir su vulnerabilidad. Hacía ocho temporadas, desde la 1988-89, que nadie lograba conservar su carácter de invicto tras la primera vuelta.

Los goles del Barça. 60 tantos en 21 jornadas. La cifra goleadora del Barcelona ha resultado tan demoledora que ha conseguido maquillar sus pronunciados defectos de juego, dirección y organización. La temporada anterior, el equipo más goleador sólo sumaba a estas alturas 40. La marca del Barça apunta contra el récord que estableció el Madrid en la campaña 1989-90: 107, en 38 jornadas (2,81 de media). La actual media azulgrana es mejor (2,85), pero ese Madrid, recorridas las primeras 21 jornadas, acumulaba cuatro goles más.

Nombres propios. Ronaldo (Barcelona) y Raúl (Real Madrid) han conseguido reducir el campeonato a un duelo personal entre ellos. Son los nombres propios. más luminosos del torneo. Pero la primera vuelta ha enseñado otra serie de nombres importantes: Songo'O (Deportivo), que ha encajado 11 tantos en 18 partidos (0,6 por partido); Luis Enrique (Barcelona), que ha encontrado en el Camp Nou el escenario idóneo para combatir a sus críticos, o Víctor (Madrid), capaz de colarse pese a su juventud en el Madrid de las estrellas. Decepciones. No todo ha sido llamativo y brillante. Hay jugadores que no han respondido a las expectativas o que han disminuído su cotización. Buenos ejemplos pueden ser Almeyda (Sevilla), que llegó con todo el relumbrón de los mejores cincos argentinos y no ha hecho nada; Secretario (Madrid), la nota más negativa del líder; Pantic (Atlético), que ha perdido precisión en las acciones a balón parado y protagonismo en el juego, o De la Peña (Barça), uno de los grandes damnificados de la lluvia de extranjeros, que apenas ha jugado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS