El PNV descalifica la carta que pide a Ardanza que garantice las libertades

El PNV reaccionó ayer airadamente ante la cara que 22 destacados universitarios, escritores y profesionales han remitido al lehendakari José Antonio Ardanza para pedirle que garantice eficazmente los derechos y libertades de la ciudadanía vasca amenazados por los ataques procedentes del mundo de ETA. La ofícina de prensa del PNV hizo pública una nota en la que se indica que la iniciativa de estos profesionales ha sido acogida en "medios nacionalistas" con "Indignación y perplejidad".

Más información

Sin entrar a considerar el contenido de la carta el comunicado de la oficina de prensa del PNV tacha el escrito de "anónimo", pese a estar acompaña do por 22 nombres y apellidos -apoya su afirmación en que no aparece la firma de ninguno de ellos- y entrecomilla repetidamente la actividad de sus autores, "universitarios, escritores o profesionales", como si cuestionara la realidad de esos títulos, además de hacer expresa observancia a la existencia de "alguna falta de redacción".La nota del PNV establece además una relación directa entre "muchos de los firmantes" del escrito con los propietarios de la librería Lagun de San Sebastián, de quienes se dice que son "personas ligadas al Partido Socialista y donde trabajan gentes vinculadas a muchos de los firmantes".

Tras subrayar que "llama la atención" que en Ajuria Enea se haya dado entrada a un fax que debería haberse considerado un anónimo, el PNV cree sorprendente "que entre los presuntos firmantes aparezca una nutrida representación que colabora estrechamente con el grupo PRISA (EL PAÍS y Canal Plus, entre sus principales medios de comunicación)".

Pese a que EL PAÍS dio cuenta del escrito dirigido a Ardanza el pasado lunes, al día siguiente de que lo recogieran la mayoría de los medios, el PNV indica, sin embargo, que fue el grupo [PRISA] que se mostró más diligente para dar la noticia con mucha más relevancia que todos los demás".

Por su parte, el lehendakari José Antonio Ardanza insistió igualmente en restar importancia y significación a la carta y en adjudicar al escrito la consideración de anónimo: "Yo recibí una carta, que inicialmente consideré como anónima, porque era muy breve, sin ningún tipo de firma ni nada, la leí y..., simplemente, la archivé".

Tras indicar que "comparte, naturalmente, muchas de las preocupaciones" que se le plantean en esa carta, Ardanza contrapuso estas inquietudes con las que suscitan otras de signo, distinto. "La quiebra de un Estado de Derecho, las preocupaciones por los comportamientos democráticos, desgraciadamente, no sólo se producen por quienes practican la violéncia callejera, ¿no?", indicó el presidente del Gobierno Vasco.

Ardanza añadió: "Todavía creo que ayer todos hemos estado pendientes de qué decía la Sala del Tribunal Supremo con respecto a otro tema que también supongo que todo el mundo entenderá. Y esos que a mí dicen escribirme entenderán que también es una quiebra seria del Estado de Derecho y la democracia, ¿no?.

José Antonio Ardanza dijo que. echa en falta "un análisis más completo" que el que contiene el breve escrito que le enviaron los 22 universitarios, escritores y profesionales estrechamente ligados al País Vasco.

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Iñaki Anasagasti, descalificó igualmente la carta al indicar en el diario Deia que la mayoría de los firmantes "son de Madrid" y al afirmar que "no han criticado antes a los GAL, el incumplimiento del Estatuto de Autonomía o las ataques a la lengua vasca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de enero de 1997.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50