"La tendencia es subir el cupo de extranjeros", dice la Liga

El gesto de unidad y firmeza de los futbolistas españoles contra la invasión de extranjeros no ha impresionado, de momento, a los clubes. "La tendencia se dirige a aumentar el número de foráneos", respondió ayer un portavoz de la Liga Profesional a la decisión de los jugadores de reducir drásticamente el número de extranjeros en la competición española. Gerardo González Movilla el presidente del sindicato de futbolistas, interpretó la posición de la Liga como una provocación en toda regla.La Federación, otra de las partes implicadas en el conflicto, contribuyó a fomentar la incertidumbre. Por una lado, se mostró receptivo a la reducción de extranjeros, pero, por. otro, indicó su escepticismo sobre la posibilidad de éxito de los jugadores. Y el Consejo Superior de Deportes (CSD), el otro organismo al que la AFE le va a hacer llegar sus reivindicaciones, simplemente no se pronunció. "Escucharemos a todas las partes. Nuestro objetivo es el consenso del fútbol", vino a decir el CSD.

La comisión

Los jugadores, mientras, se dedican a ultimar su comisión negociadora del asunto y en la que, junto a Movilla, Biurrun y Pardeza, miembros de la directiva del sindicato, está confirmada la presencia de Guardiola (Barcelona), Solozábal (Atlético), Sanchis (Real Madrid), Alberto (Racing) y Paco (Deportivo). Zubizarreta (Valencia), Julen Guerrero (Athletic), Raúl (Real Madrid) y un jugador de Segunda son los que más posibilidades tienen de rematar el grupo, aunque también se barajan los nombres de Caminero y Kiko (Atlético) e Hierro (Real Madrid).La comisión tendrá trabajo. Porque la Liga, dejó ayer bien a las claras que su intención es la de poner trabas a los movimientos de los jugadores. "No sé hasta qué punto", afirmó ayer un portavoz de los clubes, Ios jugadores pueden imponer a. los dueños de las sociedades, los que exponen el dinero, que no fichen a quien quieran. Además, hay un hecho evidente: los extranjeros son más rentables, especialmente los del mercado del Este".

Movilla contestó que "no resulta nada edificante escuchar de una patronal que los trabajado res de aquí son menos rentables que los de fuera". "Empresarios así no interesan al fútbol español", apostilló, "y cuando quieran ponemos a los españoles y a los de fuera en una balanza". El entrenador del Athletic, Luis Fernández, comentó ayer que el fichaje de tanto extranjero "es una cosa mala para las canteras. Si los chavales ven que no pueden llegar a jugar en los primeros equipos y que su país no gana títulos, se pasarán a otros deportes. Ya pasó en Francia".

La instantánea reacción de la asociación de clubes avanza que los jugadores tendrán que recurrir a medidas de fuerza para conseguir sus propósitos. Aun que no se descartan, Movilla in sistió en que la política actual de los futbolistas es conquistar sus reivindicaciones a través del diálogo y la negociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de enero de 1997.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50