Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS OPEN DE AUSTRALIA

Moyà elimina a Becker, el último campeón

Barcelona / Melbourne

Carles Moyà asestó ayer un duro golpe al alemán Boris Becker, sexto cabeza de serie, y le apeó del Open de Australia, que había ganado el año pasado. Cuando el alemán, de 29 años, conquistó el torneo de Melbourne en 1996, llevaba cinco años sin inscribir su nombre en el palmarés de un Grand Slam. Fue, además, el primer gran título que pudo ofrecer a su esposa, Barbara Feltus. Regresar a Australia tenía para Becker un significado muy especial. Pero el mallorquín Moyà, de 20 años, pareció estar absolutamente al margen de cualquier sentimentalismo. Apeó a Becker en cinco mangas -5-7, 7-6, (7-4), 3-6, 6-1, 6-4- tras 3 horas y 31 minutos bajo un sofocante calor, pues la temperatura superaba los 30 grados."Jugar contra él supone una motivación muy especial para mí", confesó Moyà, que ya le había superado el año pasado en el torneo interior de París-Bercy. "Becker es uno de los mejores jugadores de la historia". El alemán, ya en la recta final de su carrera, rebrotó de sus propias cenizas la pasada temporada y no sólo ganó en Australia, sino que además se convirtió en la estrella del Masters, donde sólo perdió en la final contra Sampras. Fue en la parte final de la temporada cuando perdió con Moyà. Y le dedicó este epitafio: "Puede estar entre los 10 primeros del mundo, pero para progresar debe alejarse de la tierra batida".

Moyà, ahora 25º mundial, realizó un partido memorable. Armado con un drive letal, con un resto eficaz, y utilizando unos globos liftados que rompieron los esquemas del alemán, el mallorquín fue confirmando los motivos de su explosión tenística. A pesar de su juventud, tiene ya algunas notables victorias a sus espaldas, como las dos sobre Becker, una sobre Ivanisevic y otra contra Muster.

"Puedo derrotar a cualquiera en la pista que sea", afirmó ayer, tras salvar una desventaja de dos sets a uno contra Becker y endosarle un contundente 6-1 en el cuarto. La pronta derrota de Becker planteó la cuestión de si jugaría al final la eliminatoria contra España de la Copa Davis en Cala Ratjada, en Mallorca, la primera semana de febrero. "¿Quieren que me asesinen?", respondió. "En España hay 10 Moyàs más que me están esperando. Mis piernas ya no están tan frescas", concluyó.

La victoria de Moyà (Patrick McEnroe -202º- será su próximo rival) no sólo abrió su parte del cuadro y le dejó un camino asequible, sino que redondeó una jornada especialmente positiva para el tenis español. De los 13 jugadores en competición, siete pasaron a la segunda ronda. Entre los triunfos más destacados estuvo el de la canaria María Luisa Serna, de 17 años, que logró su primera victoria en un torneo del Grand Slam.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de enero de 1997