Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA afirma que el incendio de Barajas se debió a un sondeo no autorizado

Aeropuertos Españoles y Naveación Aérea (AENA), organismo dependiente del Ministerio de Fomento, considera que la responsabilidad del incendio que obligó a cerrar el pasado 10 de diembre durante cinco horas Barajas recae en la empresa Euroconsult. Esta firma, encargada de los estudios de ampliación del aeropuerto, efectuó ese día, dentro de los terrenos del aeródremo pero fuera del perímetro de seguridad-, un sondeo con una máquina perforadora. Durante la cata, una galería de servicio por la que discurría el tronco principal del suministro eléctrico del aeropuerto fue atravesada, lo que desató el incendio y dejó a Barajas sin energía. AENA, que pretende rescindir el contrato de Euroconsult, sostiene que la perforación no había sido autorizada y que se practicó sin los planos necesarios.El trabajo estaba encaminado a medir la resistencia del suelo en la zona comprendida entre las terminales y la central eléctrica que abastece al aeropuerto, un lugar de acceso público y atravesado por la carretera de salida del aeropuerto. Desde el principio, los responsables de Barajas culparon del desastre a Euroconsult. "El sondeo ha sido efectuado sin mi autorización", dijo el director de Barajas, José Sedano, la noche del apagón.

La investigación abierta por AENA, que a su vez es la responsable del aeropuerto, viene ahora a darle la razón. "La empresa de geotecnia, quizás por un exceso de confianza o por considerar que los ensayos se realizaban en una zona fuera del área de movimiento, no solicitó a las autoridades del aeropuerto las autorizaciones correspondientes", indica AENA en un comunicado hecho público ayer.

Incendio estructural

Barajas hizo caso omiso al plan de emergencia al no avisar a tiempo a los bomberos municipales

Asimismo, en las terminales, los ordenadores de facturación, la megafonía, las cintas transportadoras, las puertas de embarque, las escaleras y hasta los ascensores dejaron de funcionar. En total, 299 vuelos fueron suspendidos o desviados y 180 sufrieron retrasos.El propio ministro Arias Salgado manifestó después que las instalaciones de Barajas eran "tercermundistas". Y AENA anuncio ayer un estudio urgente de la seguridad de las instalaciones eléctricas de los aeropuertos españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996

Más información