Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrer asegura que se queda en el Barça

Albert Ferrer se queda en el Barça. El anuncio, hecho ayer por el propio jugador, azulgrana, fue el colofón a la jornada de tregua que se habían marcado los diversos estamentos del club azulgrana para atajar la crisis abierta desde la derrota del Bernabéu. La mayoría de noticias salidas ayer del Camp Nou tendieron a rebajar la crispación azulgrana.La plantilla se reunió durante una hora con el entrenador para repasar la carpeta de asuntos pendientes y pedir unidad, y el presidente Josep Lluís Núñez riñó públicamente al vicepresídente Josep Mussons por haber dicho que los jugadores de la cantera debían cobrar menos que los fichajes y cargó contra la prensa por "prostituir" la información. La tensión estuvo otra vez alrededor del campo de ensayo: unos aficionados forcejearon con las fuerzas de seguridad por unas pancartas.

Ferrer ha dado marcha atrás. "He valorado la oferta del Madrid", dijo el lateral azulgrana, "y he llegado a la concluisión que lo mejor es quedarme aquí hasta que acabe contrato [1999] o cuando me retire". La estrategia del jugador no ha resultado efectiva.

El Madrid mostró su disposición a contratarle siempre que consiguiera rebajar los cerca de 1.000 millones de pesetas que figuran en la cláusula de rescisión del contrato. La negativa del Barcelona a cualquier negociación no le dejó otra alternativa a Ferrer que acojerse al decreto 1.006, como le sugirió el Madrid, o continuar en el Barça. Pese a que existía la sensación que el importe de la cláusula estaba en función del número de partidos disputados y, por tanto, era susceptible de ser rebajada, Ferrer ha optado por cumplir su contrato en el Barça y acabar con las especulaciones justo cuando le falta un encuentro para completar el cupo de cinco y no poder ser traspasado.

Ferrer recibió además las disculpas del capitán Gica Popescu por haberle instado a silenciar la oferta del Madrid y el lateral aceptó las excusas del rumano alegando que se había producido un error de intrepretación en sus declaraciones cruzadas.

Popescu ejerció de portavoz de la plantilla tras la reunión de cerca de una hora que los jugadores mantuvieron con Robson. "Ha sido la más productiva de cuantas llevamos celebradas", afirmó el capitán. "Hemos repasado todos los temas y sólo nos queda pedir unidad para poder afrontar el partido contra el Celta en las mejores condiciones. Hay que tener en cuenta que la imagen del partido del domingo será la última del año y, por tanto, debe ser la mejor".

Robson y Francisco Seirulo, preparador físico azulgrana, aguardan a Ronaldo para debatir su denuncia sobre el juego del equipo azulgrana y la deficiente recuperación que siguió en el Camp Nou desde que se lesionó ante el Valencia.

Las diferentes opiniones que se han vertido sobre el juego del equipo y la actuación de la directiva llevaron ayer al presidente Núñez a criticar a la prensa. Núñez se quejó de la trascendencia que se han dado a las pancartas y pintadas que han aflorado en los últimos días contra su gestión y la del entrenador. Ayer precisamente se registró un nuevo incidente en el campo de entrenamiento entre los guardias de seguridad del club y un grupo de aficionados que colocaron algunas pancartas contra la directiva y el técnico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996