La dimisión de Ovitz abre una crisis en Disney tras un año de conflictos

La dimisión el jueves del presidente de Walt Disney Company, Michael Ovitz, puso fin a un año de conflictos en la compañía, a pesar de que anunciara que abandona su puesto de mutuo acuerdo con el número uno de la compañía, Michael Eisner. Ovitz explicó en un comunicado su deseo de "eliminar una distracción innecesaria para una gran empresa". Las acciones de Disney cayeron ayer ligeramente.

El principal conglomerado de la industria del entretenimiento de EE UU se libera así de un extrano e imposible romance con la persona que, en su anterior etapa de agente de actores, fue definido como un implacable tiburón financiero y el individuo más poderoso de Hollywood.Michael Eisner, el ejecutivo en jefe de la Walt Disney Company, logró hace un año que Ovitz aceptara el cargo de segundo de a bordo, con un salario anual de un millón de dólares pero con otros muchos incentivos y bonificaciones. Pero los dos michaels no se entienden. El anuncio del jueves hizo temblar a Hollywood, pese a haber sido una ruptura ampliamente prevista. Las acciones de Disney bajaron dos puntos después de la dimisión, pero los analistas han adelantado que la tendencia pronto será al alza.

La práctica totalidad de los medios de comunicación de EE UU han estado vigilando de cerca la tarea del ex-agente de Hollywood en la Disney, sobre la que se ha dicho que carecía de definición y pecaba de un exceso de ambición a la hora de pisar el terreno de otros ejecutivos. En concreto, se acusó a Ovitz de querer meter demasiado el hocico en la ABC, la cadena de televisión que Walt Disney Company compró en 1995 por 19.000 millones de dólares. Otras fuentes le criticaban por su falta de experiencia como adniinistrador de una empresa, más amigo de la publicidad y el poder absoluto que de la laboriosidad humilde propia de su predecesor en Disney, Frank Wells (quien falleció en un accidente de aviación en 1994).

La saga Ovitz-Disney no ha sido especialmente fructífera en términos de productividad, y los proyectos y contratos que el ya ex-presidente llevó a cabo, como un acuerdo de publicidad con McDonald's, no fueron en su mayoría logros personales.

El The New York Times estima que Ovitz se va de Disney con 50 millones de dólares en metálico y otros 40 millones en acciones. Sin embargo. la revista Variety calcula que su primer año en Disney le saldrá a Ovitz por 140 o 160 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 13 de diciembre de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50