Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fuerte viento dispara las salidas de los bomberos

Un fuerte viento golpeó ayer los pueblos de la zona norte de la región. Los pueblos de los alrededores de Collado Villalba (36.695 habitantes), El Escorial (8.527) y Guadarrama (7.790) fueron los más afectados por el temporal, según informaron fuentes de los bomberos de la Comunidad. En total, los miembros de este cuerpo efectuaron 50 salidas a lo largo del día, el doble de las que realizan habitualmente. Una de las actuaciones más aparatosas fue la retirada en Villalba de un árbol desplomado sobre un tendido eléctrico. Otro árbol ocasionó graves destrozos a un vehículo situado en la carretera de Galapagar a Villalba.Las rachas de viento, que llegaron a alcanzar los 100 kilómetros por hora de velocidad, se llevaron a su paso, además de árboles, algunos de los adornos que decoran las fachadas y los tejados de los edificios: antenas de televisión, toldos de terrazas, paneles luminosos de algunos comercios, ramas de árboles, cornisas de edificios, aleros de tejados y alguna valla publicitaria. Además, desde primeras horas de la mañana, varias calles de los municipios de Galapagar (16.474 vecinos), Colmenarejo (3.553) y Villalba se quedaron sin luz eléctrica debido a una avería en un cable de media tensión que suministra el flujo a esta zona de la sierra.

Por otra parte, la sierra despertó ayer con una espesa capa de nieve. Durante la mañana hubo que usar cadenas en los cinco puertos de la región -Canencia, Morcuera, Navafría, Cotos y Navacerrada-. A medida que avanzaba el día, el temporal de nieve fue amainando, aunque las temperaturas se mantuvieron bajo cero. A las seis de la tarde, según informaron los bomberos, el termómetro marcaba en Navacerrada cinco grados bajo cero. Por la tarde, según fuentes de la Dirección General de Tráfico, ya no era necesario calzar a los vehículos con cadenas para circular por la sierra, aunque aconsejaron a los conductores extremar las precauciones ante la amenaza de una tormenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1996

Más información

  • En los cinco puertos de la región fue necesario el uso de cadenas