Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo doctor para Cicely

En una televisión de fórmulas y experimentos de laboratorio persiste el misterio sobre qué es lo que da vida o se la quita a una determinada serie. Rob Morrow, el doctor Fleischman de Doctor en Alaska, neoyorquino militante exiliado a un pueblo de Alaska para pagar una deuda de estudios, no era el alma, al menos no la única, de Cicely, pero la serie, fuera y dentro del plató, se vino abajo cuando se marchó durante la temporada 1994-95, la que ahora emite La 2 (sábados, 0. 10).Tantos personajes emblemáticos como Maggie (Janine Turner), Marilyn (Elaine Miles), Maurice (Barry Corbin), Shelley (Cynthia Geary), Chris (John Corbett), Ed (Darren E. Burrows) o Ruth Anne (Peg Phillis) no fueron capaces de superar la ausencia. No pudieron conservar la magia, a pesar de que tantas veces protagonizaron ellos esas pequeñas historias de las que se desprendía esa impresión de comunidad idílica y tolerante, que tan fiel concurrencia le brindó a la serie desde 1990.

No es que hubiera una pérdida de calidad evidente, pero a la altura del episodio 110 (esta noche se emite el 97) se echó el telón. El sustituto de Morrow, este doctor Capra (Paul Provenza) que acaba de desembarcar con su esposa periodista (Teri Polo) no pudo hacer nada, excepto intentar ganarse a la comunidad de este pueblo tolerante con todo, excepto con la intolerancia. Cicely lo adoptó, pero los habituales de la serie lo condenaron por intruso. Morrow anda todavía un tiempo (entre los episodios 96 y 102) en los alrededores de Alaska, perdido río arriba en busca de una ciudad mítica, pero sus apariciones son escasas.

Janine Turner, como muchos fans, fue mucho más despegada en la ficción que en la realidad. Lloró cuando supo que Morrow dejaba el rodaje para seguir su carrera cinematográfica, al fin libre, después de haber sido amenazado por la productora con una demanda de cinco millones de dólares. Uno de los directivos comentó con acierto que no temía tanto la salida del actor como los cambios de guión que podía producir. A Maggie (se verá esta misma noche) la metieron en política. No fue suficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de noviembre de 1996

Más información

  • La marcha de Rob Morrow hundió la serie,