Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Soy antipelotazos y nada conservador"

Arisco, terco y amante de los aspectos más primitivos del fútbol; fiel, directo y gran cosechador de resultados, Javier Clemente simboliza como pocos el blanco y el negro. Sólo cabe el odio o el enamoramiento. Lleva las riendas de la selección española desde 1992 y se enfrenta a un nuevo reto, el Mundial de Francia de 1998, en un momento crítico para el fútbol español, repleto de jugadores extranjeros.Pregunta. ¿Estamos ante una Liga tan maravillosa como se prevé?

Respuesta. Será disputada, no brillante.

P. ¿No están los mejores jugadores del mundo?

R. No, no. Hay tres o cuatro de los mejores, pero hay 50 futbolistas en primera fila.

P. ¿Qué tres o cuatro?

R. Ronaldo, Giovanni, Suker, Mijatovic, Jarni, Alfonsito...

P. ¿En qué medida resultará perjudicada la selección por el caso Bosman?

R. A corto plazo no afectará mucho a la absoluta. Aunque utilice suplentes, sé que en la selección van a rendir mucho. Pero, si este fenómeno sigue ocurriendo, la cosa se complicará. La más perjudicada será la selección sub-21: es muy grave que los de 20 años no estén jugando en sus equipos.

P. A usted se le escapa con demasiada frecuencia la palabra extranjero. La emplea de forma peyorativa. ¿Por qué?

R. Por principios, prefiero a los técnicos españoles.

P. No da esa impresión. Salvo cuando hay amigos suyos como Bobby Robson.

R. No, no, no. Nunca me molestan.

P. El inglés del Barça ha solapado a dos de sus jugadores, preferidos: Nadal y Abelardo.

R. Es su responsabilidad. Tiene 25 jugadores y pone a los que le gustan.

P. De Cruyff, que no era su amigo, no decía lo mismo, y ese que alumbró una gran generación española que Robson ha desterrado.

R. Oiga, jamás he criticado a Cruyff por los jugadores que ponía o dejaba de poner. Hay cosas de él que no me gustaban personalmente, pero jamás me he metido con sus alineaciones ni con las de nadie.

P. ¿El Barça le consultó el fichaje de Robson?

R. Coincidí en Madrid con Gaspart y me preguntó qué tal tío era Robson. Le dije que encantador.

P. ¿Canello es tan estratosférico como parece?

R. Es muy buen entrenador, pero también hay españoles muy buenos a los que pasáis factura a la primera.

P. No lo dirá por Luis Aragonés.

R. Luis es uno de los grandes entrenadores.

P. ¿Tan bueno como para sucederle en la selección?

R. ¡Yo qué sé cuándo me voy a marchar! Y además, ¿por qué se tiene que ir uno? Supongamos que en 1998 no me ofrecen la renovación. Tendría que saber por qué, si es por juego o por problemas de convivencia. Si es por forma de jugar, tendrán que ir a por un técnico con ideas diferentes. Y Luis es un hombre parecido a mí. Estoy más en su línea que en la de Valdano. Y eso que Valdano y yo coincidimos en muchas cosas; la diferencia es que él las vende de una manera y yo de otra. Y si no me renuevan por mi convivencia con la prensa, mi sustituto podría ser uno de mi estilo, pero más diplomático.

P. Usted no es nada diplomático.

R. Sí, hombre, sí; soy mucho más diplomático de lo que piensa la gente. Pero no soporto el insulto y el mangoneo.

P. ¿Con usted ha empeorado la convivencia con la prensa?

R. He sido el tío más abierto del mundo hasta que se ha dado una situación insostenible. Así me lo ha pagado la prensa.

P. Parece obsesionado con los periodistas. ¿No es cierto que trabaja más cómodo con enemigos a su alrededor?

R. Hay veces que me ayuda a desahogarme, porque me divierto. Pero en la Eurocopa lo pasé muy mal. No fue culpa mía y sólo lo aguanté gracias a mi carácter.

P. ¿Se arrepiente de algo?

R. De nada. No me arrepiento de nada.

P. Vamos, que usted no se equivoca nunca.

R. Sí, claro. A veces, a posteriori, me doy cuenta de que tenía que haber cambiado una convocatoria.

P. Resulta que hay jugadores muy trabajadores que no saben jugar la pelota y usted los convoca siempre. Sólo valora su sudor. Sin embargo, a los ángeles exige otras cosas. ¿Puede explicarlo?

R. ¿No dirá que los que no trabajan no me valen nunca? Le pongo un ejemplo clarísimo: Guardiola trabajaba la mitad que ahora y fue al Mundial; sin embargo, trabajando más no fue a la Eurocopa.

P. Una injusticia, ¿no?

R. A Pep le veía bien, pero e di cuenta de que tenía que llevar un sustituto para Fernando Hierro. Guardiola ha madurado: su fútbol ha pasado del romanticismo a la efectividad.

P. ¿No cree que ha sido más exigente con Raúl que con Ríos, por ejemplo, que siendo un buen jugador ha demostrado menos por las lesiones, o Urzáiz, que sólo lleva un año a tope?

R. Yo hago cantera, tengo que pensar en 1998.

P. Con usted la selección se ha popularizado...

R. A base de hostias. Soy el mártir y me pego unas quemadas de cojones a favor de la causa.

P. Iba a decir que parte de la afición sintoniza con el equipo, pero España sigue sin grandes éxitos. ¿Ha tocado techo?

R. Estamos donde tenemos que estar. Jugamos siempre al límite. Para mí no es un fracaso caer en Inglaterra ante Inglaterra. Estar en los grandes campeonatos ya es un triunfo.

P. ¿Qué posiciones de la selección están peor cubiertas?

R. Estamos un pelín justos en ataque y en las bandas, donde hace falta habilidad, velocidad y currelo.

P. Muchos de sus problemas vienen en la media punta. Hay demasiados candidatos: Caminero, Kiko, Raúl, Julen Guerrero, Iván de la Peña, Fran, Fernando...

R. Ocurre que a los media punta vosotros, los de la prensa, les estáis acomodando. Al media punta no se le exige trabajar, y debe currar lo suficiente para no dejar fundidos a los pivotes de medio campo. Y nosotros jugamos con un 4-2-3-1 desde Estados Unidos. Fuimos pioneros y ahora lo hacen técnicos como Irureta y Antic. Éste nunca lo había hecho antes.

P. O sea, que usted ha sentado cátedra.

R. No es cátedra, es hacer una cosa que ha gustado a otros. En EE UU fui el primero en jugar con un solo punta.

P. ¡Vaya conservadurismo!

R. ¡Qué va! Es una táctica muy ofensiva. Me hace gracia, los periodistas no os enteráis, pero no soy nada conservador.

P. Pero sigue pegando pelotazos. ¿Le ofende oírlo?

R. Me ofende porque no es verdad. Me gusta llegar pronto a la portería contraria.

P. Claro, y con pelotazos se llega antes.

R. ¡Pero usáis la palabra pelotazo en tono despectivo! Llamáis pelotazo al pase largo, y para mí la belleza y la dificultad están en un pase largo. Soy antipelotazos. Los extraordinarios jugadores siempre han sido los de medio campo que han pasado bien en profundidad.

P. ¿Qué pediría para la selección?

R. Menos extranjeros.

P. Al Athletic no llegan, y tampoco le funciona la cantera.

R. Ojo, trabajar la cantera no significa que se trabaje bien. Y trabajar bien no significa que vayan a salir jugadores.

P. ¿Si fuera técnico del Madrid hubiera renunciado a Suker y a Mijatovic y jugaría con Raúl y Alfonso?

R. Jugaría con Raúl y Alfonsito si no me exigieran la Copa de Europa. En ese caso ficharía a Suker y a Mijatovic.

P. ¿Dimitirá si España no va al Mundial de Francia?

R. No, por supuesto que no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de octubre de 1996

Más información

  • " Coincido con Jorge Valdano en muchas cosas del fútbol""Sí España no va al Mundial de Francia no presentaré la dimisión"