Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL SÉPTIMA JORNADA DE LIGA

Romario pide su cesión al Flamengo

Hasta diciembre. Éste es el tiempo por el que el delantero del Valencia Romario pretende regresar cedido al Flamengo. Y es también el tiempo que Romario considera permanecerá en el cargo el técnica valencianista, Luis Aragonés. Lo que está claro, como se ha de mostrado en las últimas fechas, es que ambos son incompatibles. El Flamengo inició ayer una serie de gestiones con distintas empresas para financiar el momentáneo regreso del jugador. Desde el Valencia, sin embargo, Roig volvió a negarse a la cesión, al considerarla una ruina económica y deportiva.

Romario busca una salida al laberinto en el que se halla desde que llegó a Valencia. Tras ser excluido por decisión técnica para el partido en Sevilla, Romario volvió a telefonear a Brasil en busca de consuelo. Y lo encontró en Klever Leite, el presidente del Flamengo, quien le reiteró su interés en acogerlo cedido por lo que resta de año.

El elevado sueldo que percibe Romario, 414 millones de pesetas libres de impuestos por temporada, es el principal inconveniente para salir de Valencia. Klever Leite ya ha anunciado que el Flamengo no puede asumir esa cantidad, por lo que ha acudido a las empresas que ya facilitaron el fichaje de Romario desde el Barça. El Flamengo atraviesa una grave crisis deportiva, con tres derrotas consecutivas.

Todo pasa por los próximos resultados de unos y otros. Si el Valencia remonta el vuelo sin Romario en el campo; Luis habrá vencido definitivamente y Roig deberá facilitarle una salida a Romario. En caso contrario, Luis será probablemente destituido y el próximo técnico buscará acomodo a Romario en el equipo. Lo que resulta evidente es que, como admitió el brasileño, son dos formas de interpretar el fútbol irreconciliables: la de Luis y la de Romario. Dos mundos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 1996