Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis seguirá en el Valencia si "cambia de actitud"

"Todo depende de él", dicen en el consejo de administración del Valencia. Los directivos dejan en manos afectado, Luis Aragonés, su futuro. Los consejeros someterán esta tarde a Luis a un tercer grado. "Si él cambia de actitud, seguirá", indican desde el consejo. Es decir si Luis accede a aliviar las tensas relaciones con los dirigentes, deterioradas en los últimos meses por las divergencias en la política de fichajes. El presidente, Francisco Roig, no se atreve a hacer algo que desea más que nadie: destituir al, técnico. Roig teme la reacción de la grada. Ayer en el entrenamiento del equipo aparecieron las primeras pancartas. "No queremos fútbol lección" [por Valdano] y "Consejo + Roig= a porcatera [pocilga]". Camarasa también salió en defensa de Luis y dijo que sería "un disparate" su marcha.

"La última vez que hablé con mi presidente, él no quería destituir a Aragonés, comentó ayer Jaime Molina, el consejero que más se ha destacado en favor del cese del entrenador. "Traté de convencerlo porque creo que se trata de elegir entre el técnico y el presidente, y, claro, yo me quedo con mi presidente", añadió Molina. Según este consejero, después del conato de dirnisión del entrenador el 6 de agosto, los intentos de aproximación de Roig hacia el preparador no han sido correspondidos por éste. Aragonés ha continuado cerrando las puertas de comunicación con los dirigentes, según ha explicado Molina. Es más, una nueva brecha se ha abierto con unas declaraciones de Luis el pasado lunes, momentos antes del Valencia-Logroñés. "Hay cinco equipos mejores que el Valencia", dijo Luis. Aquello fue "una provocación", apostilla Molina.

Hoy, el consejo de administración tratará de forzar la situación para que Luis vuelva a presentar la dimisión que no se concretó en la pretemporada. Sería la salida deseada por los directivos, aunque no es de esperar que el preparador acepte reducir el cobro de los honorarios (cerca de 200 millones, de los que se le ha adelantado una cantidad importante).

Apoyo de los jugadores

La gran mayoría de los jugadores están a favor de la continuidad del técnico. La actitud de los futbolistas ya resultó decisiva en la permanencia del técnico tras la dimisión de agosto. "Nosotros somos partidarios de que se quede", dijo ayer Fernando, que negó que los jugadores hubiesen percibido escasa motivación del entrenador en lo que va de Liga. "No creo que tenga menos motivación. Incluso creo que, al principio de esta temporada, tenía más claro que en la pasada que podíamos luchar por los tres títulos", manifestó el centrocampista, que quiso ilustrar sus palabras con un ejemplo: "Para jugar contra el Bayern, vimos dos vídeos del Bayern en la ida y dos en la vuelta, y esto no lo hace un entrenador desmotivado". En estos dos encuentros no jugó Romario, excluido en el primero y lesionado en el segundo. Y por aquí aparece el conflicto. Luis, con Romario sobre el césped, se comporta como si el equipo no fuera suyo, como si fuera sólo del presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de octubre de 1996