Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Lo primero, la deuda con los trabajadores"

José Luis Álvarez, notario de 66 años, ex alcalde de Madrid y ministro de Agricultura y Transportes en los años de la más temprana transición, será el hombre bueno encargado de coordinar esfuerzos para que sobreviva la Real Fábrica de Tapices. Entrampada y denunciada por los trabajadores, que llevan tres semanas encerrados, la Fábrica recibió hace 10 días la visita de la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, que recorrió los destartalados talleres, habló con los interesados y se comprometió a ofrecer una solución "en una semana". Diez días después, aunque no se pueda hablar de solución, el hombre bueno designado por Aguirre dice que está obteniendo respuestas "razonablemente positivas" en sus contactos con los organismos y personas interesados: Patrimonio Nacional, Patrimonio de Estado -propietario del hermoso edificio en que se aloja-, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento y el propio Livinio Stuyck, propietario y director de la Real Fábrica. "Lo importante es lograr la salvación de la Fábrica", señala Álvarez, "y desde luego lo primero de todo, pagar a los trabajadores todo lo que se les adeuda; la idea que va prevaleciendo es crear una fundación mixta, aunque predominantemente pública, que conservaría el nombre y crearía una escuela de aprendices con apoyo municipal y regional".Otro de los requisitos funda mentales es el de la seguridad. "Hay que proceder inmediata mente a la instalación de alarmas y a asegurar todo el contenido, y además así lo exige Patrimonio Nacional", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de septiembre de 1996

Más información

  • JOSÉ LUIS ÁLVAREZ MEDIADOR EN LA REAL FÁBRICA DE TAPICES