Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

GUARDAESPALDAS FIEL, MARIDO INFIEL

Se la ha cargado Daniel Ducruet, marido de la princesa Estefanía desde hace un año, pese a la poca gracia que le hizo la unión a papá de Mónaco. Las revistas italianas Gente y Eva tremila publican unas fotos del ex guardaespaldas de la princesa con Fili Houteman, una francesa de 26 años que se dedica a cantar, bailar y quitarse la ropa -que luego no vuelve a ponerse, a juzgar por las instantáneas- en un cabaré de Bélgica Según Eva tremila, hay incluso un vídeo, con sonido y todo, en el que no falta un detalle, prácticamente desde kamasutra a tope al salto del tigre. Las fotos han sido hechas en la piscina de una casa alquilada en Cap de Villefranche, a 15 kilómetros del palacio de Mónaco, por el novio de la tal Fili, que tuvo la santa paciencia y el pelín de morbo de inmortalizar dos horas de arrumacos y contorsiones, banda sonora incluida, que terminan en pie, al borde de la piscina, donde Ducruet, que seguramente desconoce por completo quién es el Greco, representa al caballero -es un decir- de la mano en el pecho (de ella). Las fotos fueron tomadas a finales de julio, cuando el in fiel marido de la pequeña Grimaldi se fue a Bélgica a correr las 24 horas de Spa-Francorchamps, que al parecer se le prolongaron. Tras el arrebato, Daniel volvió con su señora y sus dos principines y Fili Houteman con su novio. La pregunta es si Estefanía, ahora, tomará la senda de los Gales o si mantendrá la cita del 8 de septiembre, cuando pensaba inaugurar con Daniel un restaurante-boutique que, en la mejor línea de la pareja, iba a llevar él, pero con los posibles y la imagen de ella. El episodio revela que no compensa ser princesa, porque no ganas para sustos. Y, sobre todo, que no conviene abrir la mano con los guardaespaldas, porque se te suben a la chepa. (A la chepa de otra, encima).-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de agosto de 1996