Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC asume las posiciones de Maragall sobre la alternativa a CiU

., Los dirigentes del socialismo catalán que hace tres meses rechazaban las propuestas de Raimon Obiols y Pasqual Maragall para que las fuerzas progresistas catalanas articulen conjuntamente una alternativa a Convergéncia i Unió (CiU) van asumiendo poco a poco estas ideas. Dos de estos dirigentes, el senador Josep María Sala, y el alcalde de Girona, Joaquim Nadal, afirmaron ayer que suscriben el punto de vista de Maragall. Este había explicado el domingo que los socialistas no "quieren ni pueden" levantar solos la alternativa al pujolismo.Sala explicó que, poco a poco, las distintas y contrapuestas posiciones que se configuraron en mayo en la cúpula del PSC sobre esta cuestión "han ido confluyendo". Hasta el punto de que, en la actualidad, todos los sectores del partido apoyan la idea de que hay que crear las condiciones para un acuerdo general de las izquierdas como única posibilidad de arrebatar la mayoría a la derecha en la Generalitat.

En la evolución de estos criterios ha jugado un papel decisivo la consolidación del pacto de Gobierno entre CiU y el Partido Popular (PP). La tesis de los socialistas catalanes en los últimos años era que su partido podía ganar las elecciones en solitario a CiU, sin cerrar ninguna posibilidad posterior, incluída la de formar gobierno en Cataluña con los propios nacionalistas de Jordi Pujol. Esa posición se hizo más y más plausible desde que, en 1989, CiU empezó a apoyar al Gobierno del PSOE.

Pero ahora la situación es otra y Sala dijo que en la actualidad nadie defiende ya en el PSC "la idea de la autonomía" del proyecto socialista, en la que se basaba el rechazo a plantear la alternativa a CiU junto con otras fuerzas. "Ahora está claro que aunque el PSC obtuviera algunos diputados más que CiU, los pujolistas pactarían con el PP también en Cataluña para mantenerse en el Gobierno de la Generalitat".

Otro factor que ha contribuido a este cambio es la evolución de las relaciones entre el PSOE e Izquierda Unida (IU), y entre Felipe González y Julio Anguita, que facilita un acercamiento a Iniciativa per Catalunya (IC).

La coincidencia se ha producido, precisó, en la aceptación de la idea de que el PSC necesitará el concurso de otras fuerzas para formar una mayoría alternativa a CiU. Pero eso no significa que se apoye un acuerdo preelectoral, ni siquiera un programa común. De momento no hay nada más y, por lo tanto, la concreción de esta coincidencia es uno de los principales interrogantes a despejar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1996