Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conjunto del oro

España consigue el cuarto título olímpico con el concurso debutante en los Juegos

El conjunto español tenía un seguro de podio, pero no del lugar más alto. Y, sin embargo, lo logró. Subcampeón del mundo en los pasados Campeonatos de Budapest, disputados en junio, tras Bulgaria, la superó ayer en la jornada final, la decisiva. El día anterior, en la clasificación de los seis mejores, las búlgaras volvieron a ganar por 50 milésimas. Ayer, las españolas se impusieron por 67. A igualdad en la puntuación en el ejercicio final de tres pelotas y dos cintas, la diferencia de oro la había sacado. el conjunto que dirige Emilia Boneva y entrena María Fernández en el anterior de cinco aros. Justamente en el que España tenía una espina clavada desde la capital húngara, porque los jueces la habían privado del triunfo en ese ejercicio.Estela Giménez, Estíbaliz Martínez, Tania Lamarca, Nuria Cabanillas, Marta Baldo y Lorena Guréndez (cinco en cada ejercicio, alternándose una) ya saben lo que son, los podios, porque España es el único país que no se ha bajado de él en todos los campeonatos mundiales y europeos de los años noventa. Pero no había conseguido un mundial absoluto, sólo de ejercicios parciales. Y ha venido a alcanzar la gloria en el sitio más importante. Será el primer oro de la historia de esta modalidad. Sus lágrimas estaban justificadas. Ni siquiera al verse primeras en las puntuaciones se lo creían, tal era la tensión acumulada. "Parece que os ha salido mal", dijo una de sus acompañantes.

China abrió la primera rotación de aros, pero la referencia válida de lo que iba a ser la lucha por las medallas la tenía que dar el segundo conjunto, Bielorrusia, tercero en Budapest y cuarto en la previa del jueves. Un 9,900 en composición y un 9,366 en ejecución no parecían insalvables. Francia después tampoco podía dar la sorpresa en un deporte donde son habas contadas en la élite y Bulgaria ya amenazó con un ejercicio espléndido. Sin embargo, aunque la composición fue bellísima, puntuada con un justo 10, en la ejecución hubo fallos. El 9,416, si España no cometía errores, podía ser superado. Y así fue. Otro 10 en composición y un 9,483 en ejecución.

Ya sólo quedaba resistir en el ejercicio final de tres pelotas y dos cintas, aunque Rusia, sólo cuarta en Budapest, sorprendía con su mejoría y era ahora la principal rival, con un.9,933 en composición,. pero la mejor ejecución, 9,533. Estaba a 17 milésimas. Pero hasta Boneva sabía que el enemigo a batir seguía siendo Bulgaria, que estaba a 67 . Y también se confirmó. Las búlgaras volvieron a encantar con un 10 en composición y un 9,450 en ejecución, pero España, sin inmutarse, logró exactamente lo mismo.

Emilia Boneva, técnica búlgara que ha llevado la gimnasia rítmica española a la élite mundial, tiene así el premio más que merecido a su calidad y a su trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de agosto de 1996