Gebrselassie gana los 10.000 a ritmo de velocista

El etíope dobló a los tres atletas españoles

En los 1.500 metros, los ganadores de cada serie, entre ellos Fermín Cacho y Morceli (Argelia), dieron la última vuelta de las tres y tres cuartos que hay que dar a la pista en 56 segundos; Haile Gebrselassie (Etiopía, 23 años), en la final de 10.000 metros, cele brada en la madrugada de ayer martes, dio la 25ªvuelta al esta dio en 58 .Impresionante. Más hazañas: corrió la segunda parte de la carrera (13. 10 minutos) más rápida que la primera (13.55). Otra: si no tuviera el récord del mundo (26.43 minutos) su marca hubiera sido la quinta mejor de todos los tiempos. La última: dobló a los, tres atletas españoles e incluso a su compatriota Worku Bikila, que figura como el cuarto corredor mas rápido de la historia en esta distancia.Gebrselassie, desde que cumplió 19 años, no ha parado de realizar hazañas: campeón del mundo júnior, dos veces campeón del mundo absoluto, ahora. campeón olímpico y plusmarquista mundial de 5.000 y 10.000 metros. Todas estas gestas las basa en una rapidez endemoniada. Es capaz de correr los 1.500 metros en 3.34 minutos -más rápido que cualquier español, a excepción de Cacho- y se le han cronometrado los últimos 200 metros de una carrera de 10.000 en 25 segundos.

La capacidad física de este campeón parece no tener límites. Ganar, para él, se ha convertido en una rutina. Los atletas kenianos siempre tratan de destrozarle con cambios de ritmo. Primero tira uno, luego otro, pero Gebrselassie nunca se queda atrás y cuando llega la última vuelta dice adiós. En los Juegos, Nizigama (Burundi) se sumó a la labor de desgaste. Los primeros 5.000 metros fueron suyos; después le relevó Koech y a los 8.000 metros Tergat lanzó un ataque de magnitud colosal: se pasaron de hacer los kilómetros en 2.45 minutos a 2.34. Imposible despegar a Gebrselassie. Cayeron todos menos él. Hasta Issu (Marruecos), el hombre que este año se había acercado al mismísimo récord mundial de Gebrselassie en 5.000 metros, quedó desmadejado ante la ferocidad del keniano. Éste se mantuvo en cabeza mientras Gebrselassie quiso; llegó la última vuelta, metió gas y todo la grandeza del ataque de Tergat se quedó pequeña ante la grandiosidad que imprimió el campeón a su zancada.

El calor, la humedad y la ausencia de liebres no fueron impedimentos para que estos dos hombres consiguieran unas marcas como pocas veces se han visto en un estadio. La de Gebrselassie (27.07.35 minutos) sólo la han conseguido mejorar tres kenianos y un etíope en la historia de] atletismo, en carreras preparadas al efecto; la de Tergat (27.08.17) se convirtió en la séptima mejor de todos los tiempos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción