JUEGOS OLÍMPICOS

La NBC impone cambios en los horarios de atletismo

La cadena de televisión NBC, propietaria de los derechos de emisión de los Juegos Olímpicos para Estados Unidos, ha obligado al cambio de hora de las pruebas más atractivas del calendario de atletismo. Las carreras de 100, 200 y 400 metros lisos, donde participarán Michael Johnson, Frankie Fredericks, Linford Christie, Gwen Torrence y Marlene Ottey, entre otras estrellas se han retrasado una hora para ajustarlas al momento de máxima audiencia, aproximadamente a las nueve de la noche, costa este de Estados Unidos, (tres de la madrugada hora peninsular) de los días 27 y 29 de julio y 1 de agosto. La modificación del calendario ha levantado en armas a las principales cadenas de televisión europeas que se han visto arrolladas por una decisión tardía e imprevista. Pero la NBC ha hecho valer el poder del dinero.Para las televisiones europeas el retraso supone un golpe considerable. La mayoría de las grandes carreras de velocidad tendrían que disputarse alrededor de las dos de la madrugada (hora peninsular española). Así se estableció en un calendario que fue realizado de forma trabajosa hace varios meses, con la aprobación de la NBC. La hora de emisión resultaba poco comercial para las cadenas europeas, que salían perjudicadas por la diferencia horaria con Atlanta (seis horas), pero la imposición de la NBC provoca un desajuste mayor.

Directivos de Televisión Española declararon ayer que el traslado de las pruebas a las tres de la madrugada es "Iamentable". La reacción más virulenta se produjo por parte de la BBC británica, que intentó, sin éxito, mantener el calendario original en unas carreras que también estarán protagonizadas por los británicos Linford Christie y Roger Black.

La cuestión está en la audiencia y en el dinero que se ha pagado por los derechos. La NBC los consiguió por la formidable cifra de 456 millones de dólares (unos 50.500 millones de pesetas) y en diciembre del pasado año extendió su contrato hasta los Juegos del 2008, a cambio de 3.500 millones de dólares. El paquete televisivo europeo ha sido conquistado por la UER (Unión Europea de Radiodifusión), que agrupa a las principales cadenas públicas, entre ellas Televisión Española. Aunque la cantidad depositada por la UER es muy estimable -240 millones de dólares, unos 31.900 millones de pesetas-, su capacidad de combate frente a la NBC es pequeña, más aún porque la cifra se divide entre los diferentes socios. Así, la cuota de la BBC será de 21 millones de libras, unos 4.300 millones de pesetas. Es decir, la décima parte de lo que ha pagado la cadena norteamericana. Una suma parecida a la de la BBC, alrededor de 4.000 millones de pesetas, ha sido depositada por Televisión Española.

En estas condiciones, la NBC ha vencido a sus rivales europeos y ha conseguido la rápida aceptación del Comité Olímpico Internacional. Si hay que ver a Michael Johnson contra Frankie Fredericks, habrá que hacerlo cuando así lo demande la audiencia americana: a las nueve de la noche, las tres de la madrugada en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de julio de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50