Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mapei: un equipo o un apaño

Los intereses de españoles, suizos, belgas e italianos enturbian la coexistencia del equipo de Rominger y Olano

Un director y nueve corredores hacen un equipo. Añádanle mecánicos y masajistas de robada fidelidad para errar el círculo, el pequeño microcosmos que es cada formación ciclista. El caso del Mapei viola la norma porque está obligado a la coexistencia más o menos pacífica de españoles, belgas e italianos. Viaja con bandera italiana, pero su líder oficial es el suizo Rominger, tiene un relaciones públicas belga y un jefe de prensa italiano. Dependiendo de la prueba o del país donde se disputa la carrera el director es español (Juan Fernández), belga (Patrick Lefevre) o italiano (Fabricio Fabri). Para remate un tercio del equipo lleva uniforme distinto, tal es el caso de Museeuw, que lleva el maillot de campón belga, Ginés (el de campeón de España) y Olano (el de campeón del mundo). Está considerado como uno de los equipos más potentes. Pero, ¿es en el Tour un verdadero equipo? He ahí la. duda.Los argumentos que alimentan la sospecha vienen de hace semanas. Juan Fernández diseñaba la formación para el Tour bajo el supuesto de que debía poner alrededor de Tony Rominger a los hombres que mejor, sirvieran sus intereses. Pero no todo parecía tan sencillo. La prensa belga tenía conocimiento de que Museeuw no estaba dispuesto a ir si no era acompañado de otro belga. E impuso la presencia de Wilfred Peeters. La italiana estaba atenta a la jugada y de ahí que Andrea Tafi. tuviera acomodo junto a Paolo Lanfranchi. Tony Rominger algo tenía que decir en esta película, así que impuso la presencia de su guardia española, entre los que figuraban Echave, Arsenio González, Abraham Olano y Jon Unzaga. Pero... resulta que Olano se siente con derecho a elegir compañero de habitación y recomienda a su fiel Manuel Fernández Ginés, actual campeón de España. Como las cuentas no cuadran, queda fuera de la lista Unzaga.

Es así como el equipo se forma a base de dobles parejas (o un trío para el caso de Rominger) y cómo cada matrimonio viaja con sus enseres particulares: masajista belga para los belgas, italiano para los italianos y un par de españoles para los nacionales incluido Rominger, que está en manos de Marcelino Torrontegui. Con los mecánicos tres cuartos de lo mismo, como si las bicicletas hablaran algún idioma.

"Trabajan para Rominger"

Bien mirado, el conjunto tiene una mezcla apropiada de rodadores, clasicómanos, gregarios todoterreno y aspirantes a la general. La cuestión es si cada uno hará la guerra por su cuenta, si se atendrá a un mando unificado. ¿Trabaja Museeuw para Rominger o buscará el triunfo de etapa que justifique su salario? ¿Será Olano un fiel lugarteniente de Rominger o una segunda opción para según-como -vayan -las-cosas? Juan Fernández descarta todo tipo de sospechas. "Mi equipo viene aquí a trabajar para Rominger, y Olano está para aprender lo que es el Tour".No hace mucho tiempo, en la clásica París-Roubaix, en pleno mes de marzo, tres corredores del Mapei se encontraron solos en cabeza dispuestos a llegar a la meta. Los tres se enzarzaron en plena refriega, ante el asombro general. Eran Tafi, Bortolami y Museeuw. En ese momento, el director en funciones, Lefevre, llamó por el teléfono móvil al patrón para que decidiera quién debía ganar. Y el patrón ordenó que ganara Museeuw. Así las cosas, en la primera etapa del Tour, el domingo, Rominger llegó nueve segundos tarde a la meta: sus compañeros Olano y Museeuw no tuvieron ese problema porque entraron en el primer grupo. ¿Por qué no esperaron al jefe?

La prensa suiza no ve problemas de momento. La italiana se pregunta si en el equipo manda Rominger u Olano, a la belga no le gusta Juan Fernández y la española sospecha que Olano está más fuerte de lo que se dice. Juan Fernandez contesta las entrevistas en tres idiomas, pero procura no caer en el error de dar mensajes diferentes. "No voy a despreciar una victoria de etapa", les dice a los belgas para tranquilizarles por las opciones de Museeuw. Para italianos, suizos y españoles, un sólo apellido: Rominger.

La duda está en la calle y no hay razones suficientes para despejarla hacia el lado que pretende Juan Fernández: que pensemos que el Mapei es un equipo a imagen y semejanza de otros sobradamente conocidos donde se practica el cierre de filas. El Mapei es lo que es, una suma de intereses más o menos afortunada. Si el Mapei se ha formado como un apaño o como un consenso se verá en los próximos días. El Tour no admite dudas al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de julio de 1996