Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'batalla de Fuencarral'

Fuencarral-El Pardo, distrito donde el Partido Popular tiene 1.800 afiliados, entre ellos el alcalde de Madrid, José María Alvarez del Manzano, tuvo una renovación muy apurada.Se enfrentaron allí la diputada regional y viceconsejera de Presidencia, Carmen Álvarez-Arenas, y Luis Ballesteros Leal, un joven candidato cuyo principal apoyo era Miguel Martín Vela, ex concejal y anterior presidente del PP en el distrito. La batalla se cargó pronto de tensión. Martín Vela se quedó en la retaguardia, buscando votos para su candidato. Álvarez Arenas hablaba con los afiliados del distrito para sumar fuerzas: "Pedí el voto para conseguir un partido unido".

Los partidarios de Ballesteros y Martín Vela denuncian que Álvarez Arenas utilizó "todo el aparato del partido" para derrotarles. "Y aun así sólo lo ha conseguido por 56 votos", añaden.

La candidatura oficial venció con 357 votos. Ballesteros se quedó en 301.

Carmen Alvarez Arenas confiesa que la disputa en Fuencarral-El Pardo fue especialmente dura. "Una señora llegó a denunciar que la coaccionaron en un bar pidiendo el voto para la otra candidatura porque estaba apoyada por el alcalde".

Este periódico no pudo confirmar si José María Álvarez del Manzano votó a favor de su antiguo concejal, Martín Vela, y en contra de la candidatura oficial que respaldaba la dirección regional del partido.

"Yo siempre he trabajado para el partido. Me encomendaron esta misión y la cumplí encantada. Pero Martín Vela siempre me puso mala cara. Captó a la gente en la calle, e incluso llego a pagar las cuotas de afiliados a Nuevas Generaciones para que votaran a su lista", asegura Álvarez Arenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1996