Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Intensidad defensiva

Desarrollo. Dinamarca salió a la contra intentando que España no cogiera el ritmo mostrado ante Suecia. Los goles fueron cayendo al ralentí (4-3 en el minuto 15), hasta que una pérdida de balón de Kim Jacobsen y dos robos de Raúl, con sendos contraataques, calentaron el ambiente.Segunda parte. España recuperó la adrenalina y la inteligencia tras el descanso. Dos recursos clásicos y ortodoxos: desgaste e intensidad defensiva de todo el bloque y calidad táctica de los pequeños. Duishebáiev, Masip y Raúl volvieron locos a la defensa danesa que, pese a utilizar todos sus sistemas defensivos (6-0, 5-1, 4-2, defensa individual), fueron incapaces de controlar a España. Muy bien, Etxaburu. Los espacios de lanzamiento se crearon en la línea de 6 metros, en detrimento de los tiros a larga distancia.

Suspicacias. Los representantes españoles en el otro grupo, los árbitros Gallego y Lamas, una de las primeras parejas del mundo, están prácticamente en cuarentena puesto que la Federación Europea, en un exceso de celo, evita que piten los partidos de Yugoslavia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de mayo de 1996