Cortés Elvira: "Me voy con la cruz de dejar abierta la crisis del fútbol televisado"

"Mi mayor cruz es irme con un problema abierto", fue la reflexión de Rafael Cortés Elvira al despedirse ayer como Secretario de Estado para el Deporte. Cortés Elvira se refirió a la pugna entre varias cadenas por comprar de los derechos de televisión de la Liga. "No se trata" añadió, "de una cuestión deportiva, sino de una batalla empresarial que está envenenando las relaciones del fútbol"."La organización de la Liga, con autonomía sobre la Federación, fue un modelo que ha funcionado mientras hubo acuerdo en el reparto de sus ingresos entre los clubes. Cuando se ponen sobre su mesa cantidades que marean, como ahora, es difícil que no aparezcan los problemas y éstos se solucionan con cambios de estructuras en la Liga o en los tribunales, si llegan a ellos", fue la conclusión de Cortés Elvira, que ha estado nueve años en el Consejo Superior de Deportes, los tres últimos como Secretario de Estado.

Cortés Elvira aprovechó la coyuntura para defender la Liga de 22 como única salida a la "guerra del fútbol" del pasado verano. "El Sevilla y el Celta [descendidos a Segunda B por no avalar a tiempo sus presupuestos y después readmitidos en Primera] habrían ganado si van a los tribunales, lo que había que evitar", aseguró.

Cortés Elvira anunció que no acudirá este verano a Atlanta, aunque haya sido invitado por Juan Antonio Samaranch, presidente del COI. Con su mesa de trabajo ya "limpia" y "unos pocos papeles que transmisitir" a su sustituto, mostró su satisfacción por la marcha del Atlético de Madrid, del que es forofo. "¡Ya era hora!", se desahogó para anunciar: "Espero que mi próximo acto público sea en Neptuno", plaza madrileña donde los aficionados del Atlético celebran sus triunfos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de mayo de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50