FÚTBOL 39ª JORNADA DE LIGA

Pizzi vuelve a ser clave

El Tenerife gana a la Real y se afianza en zona europea

La importancia de que un equipo tenga en sus filas un goleador nato se pone de manifiesto en partidos como el de ayer, en el que la Real Sociedad pudo adelantarse en el marcador en varias ocasiones pero en el que el Tenerife aprovechó una de las suyas para anotar y hacerse con los tres puntos. Juan Antonio Pizzi volvió a ser un elemento clave en un encuentro emocionante por la incertidumbre del marcador, escaso de calidad y que irremediablemente se tenía que decantar a favor del primero que consiguiera marcar.El delantero internacional estuvo en el sitio justo y en el momento oportuno para conseguir su 29ª gol de la temporada, que le dispara en la tabla de máximos realizadores (el segundo, Mijatovic, está a cuatro tantos de distancia), y colocar de paso al Tenerife en una posición privilegiada en su lucha por llegar a Europa. Su perseguidor más cercano, el Madrid, está a cuatro puntos.

El primer cuarto de hora fue dominado en cuanto a ocasiones y juego por la Real Sociedad. Con orden en defensa, movilidad en el centro del campo y llegadas fáciles por las dos bandas, el equipo donostiarra puso las cosas muy difíciles al Tenerife. Las internadas de Imanol por la derecha y los desmarques por la izquierda de Craioveanu, que se hartó de dar pases con peligro sobre el área de Ojeda, fueron suficientes para poner en aprietos a su rival.

En la otra acera, la que defendía Alberto, sólo las jugadas a balón parado llevaban cierto peligro. Muy poco bagaje, en suma, para un equipo que aspira a la Copa de la UEFA y que jugaba en casa con el respaldo de su público.

A pesar de que el conjunto de Irureta tuvo cierto bajón y cedió más terreno, esta circunstancia no fue aprovechada por el Tenerife, que se encontró incómodo en el campo, sin un punto de referencia a la hora de atacar. No hay que olvidar que los dos hombres que habitualmente juegan como eje de¡ equipo, Jokanovic y Vivar Dorado, fueron bajas por acumulación de amonestaciones.

Así las cosas, la Real Sociedad, sin jugar del todo bien, lograba crear las mejores ocasiones de gol, que fueron abortadas siempre por al argentino Marcelo Ojeda. Tuvo una actuación sensacional el cancerbero.

La segunda mitad siguió por los mismos derroteros, con juego poco preciso y acercamientos peligrosos del equipo donostiarra, todos ellos con Craioveanu como auténtico protagonista. El Tenerife intentó el acercamiento con distintas fórmulas, aunque la más efectiva fue la de los pases cortos y desmarques rápidos a cargo de Juanele, Robaina y Aguilera. En una de esas jugadas a, punto estuvo de llegar el gol. Pero la resolución del encuentro volvió a estar en las botas de Pizzi, que encontró un preciso pase de Aguilera para sentenciar el encuentro.

Luego, en la jugada siguiente al gol local, la Real Sociedad estrelló un balón en el larguero. Pero el disparo de Craiveanu se quedó en un susto. El Tenerife camina firme hacia la Copa de la UEFA. Europa parece cerca.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS