Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antoni Negre, elegido presidente de las Cámaras de la Unión Europea

El mercado interior europeo no será perfecto hasta que no se complete con una amplia armonización fiscal, que sólo puede alcanzarse renunciando a la regla de la unanimidad. Este es uno de los principales objetivos que se propone impulsar Antoni Negre, como nuevo presidente de Eurocámaras, la entidad que agrupa a las 1.200 Cámaras de la Unión Europea (UE), cargo para el que fue elegido ayer.El actual presidente de la Cámara de Barcelona que era titular en funciones de Eurocámaras -por enfermedad del holandés Robert de Vilder- se suma al grupo de españoles que encabezan entidades con influencia en la vida europea. Los otros tres presiden instituciones u organismos que forman parte propiamente de la arquitectura institucional de la. UE: Gil Carlos Rodríguez-Iglesias (presidente del Tribunal de Justicia); Carlos Ferrer Salat (del Comité Económico y Social) y Pasqual Maragall (del Comité de las Regiones).

Los objetivos de Negre son dos, según resume a este periódico: "Vender el proyecto europeo a los empresarios", porque aunque estén muy implicados, no siempre siguen al día sus vericuetos; y "convertir Eurocámaras en socio de la UE", ayudando e influyendo sobre la Comisión y obteniendo "que se nos incluya en un anexo del Tratado".

Al comisario de Comercio Interior, Mario Monti, le ha surgido en Negre un aliado inesperado en su batalla por la armonización fiscal. El comisario italiano presentó al Ecofin de Verona un proyecto global que pretende un enfoque conjunto de los Quince sobre los temas impositivos. A su juicio, la falta de armonización fiscal perjudica la culminación del mercado interior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 1996