Israel bombardea a Hezbolá en el mayor ataque en Líbano desde la guerra de 1982

Israel lanzó ayer una oleada de ataques aéreos en Beirut y el sur de Líbano, que causaron al menos cinco muertos y 13 heridos, en una acción de represalia contra la guerrilla proiraní Hezbolá (Partido de Dios) por su continuo lanzamiento de misiles Katyusha contra poblaciones del norte de Israel. El jefe militar israelí de la región norte, general Amiram Levine, advirtió que con la contundente operación de castigo de ayer no acaba todo, ya que los ataques pueden continuar "varios días". La población civil del norte israelí durmió anoche en los refugios, mientras que los habitantes del sur libanés huían hacia las cercanías de Beirut con la esperanza de que eso les garantizase cierta seguridad.El ataque de mayor calado psicológico fue el lanzado por helicópteros artillados contra un edificio situado en una populosa barriada de Beirut, considerado el cuartel general de Hezbolá, que quedó reducido a ruinas. La acción trajo a la memoria los sangrientos bombardeos padecidos durante el asedio de la capital libanesa poco después de la invasión israelí en 1982.

Simón Peres, el primer ministro israelí, aseguró que no habrá paz en el sur de Líbano mientras no haya paz para los habitantes del norte de Israel, pero el jefe de Hezbolá anunció anoche que vengará contundentemente a los muertos: "Nuestra respuesta no será sólo en el norte, sino que será por todas partes".

Página 2

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS