Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO: VUELTA AL PAÍS VASCO

Casagrande sorprende al ONCE y a Jalabert

La segunda etapa de la Vuelta al País Vasco arrojó un resultado inusual: el equipo del ONCE se desgastó, no ganó y perdió el liderato de Jalabert. Francesco Casagrande, emboscado en el Pelotón, se apropió de los laureles en una etapa prevista para establecer diferencias y que al final se redujo a 50 kilómetros de lucha.Los casi 200 kilómetros entre Lasarte y Galdakano tenían el aspecto de una etapa rompepiernas, jalonados por siete puertos de tercera categoría y con una tachuela imprevista a pocos kilómetros de meta, que probó la resistencia de los ciclistas. Hasta ese puerto, la carrera dormitó. A partir del parque de atracciones, un puerto corto pero exigente, comenzó la pugna. Primero se probó Leblanc, después un quinteto liderado por Santi Blanco y Petito. En ambos casos, el equipo de Manolo Sainz tuvo que poner la máquina a punto, sacrificando peones en cada guerrilla. Los ataques posteriores de Virenque y Berzin tuvieron algo de exhibición personal y mucho de prueba para sus rivales, sin alcanzar la condición de escapada. Por último, Arsenio González quiso fundir al equipo del ONCE, que sólo contaba ya con Aitor Garmendia para emprender la caza. La carrera fue una sucesión de escaramuzas, en las que el ONCE se dejó muchos pelos en la gatera. El grupo principal llegó entero al último kilómetro, una cuesta pronunciada que permitía arañar segundos y alterar la general. Zülle, el principal candidato, se precipitó en la arrancada tratando de seguir la rueda de Gontchenkov. Zülle se clavó y entonces surgieron Casagrande, Fondriest, Olano y compañía dilucidando en favor del primero la etapa y el liderato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 1996