Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cumpleaños amargo

El Milan de Berlusconi cumplió diez años entre las críticas de su afición

El pasado 24 de marzo, Berlusconi cumplió diez años al frente del Milan. Y no fue un día feliz: a pesar de que su equipo derrotaba al Parma (3-0) y tomaba ocho puntos de ventaja al frente del scudetto, algunos aficionados increparon a unos jugadores que acababan de ser eliminados por el Burdeos de la Copa de la UEFA. Había motivos sobrados para celebrar la onomástica. En diez años, el balance no tiene discusión: tres Copas de Europa, dos Copas Intercontinentales y cuatro Ligas, además de dos finales europeas disputadas.El Milan camina hacia su quinta Liga..., pero sus aficionados han digerido mal la derrota en Burdeos. "Puedes perder el derby o la Copa, pero no tu dignidad", rezaba un mensaje escrito de los grupos ultras del club. Era la primera vez en los últimos cuatro años que el equipo italiano no disputaba una final continental. La reacción del público agrió las celebraciones: "¿Puede una derrota, tanto si es dolorosa como inaceptable, significar realmente la pérdida de la dignidad de un equipo que va a ganar su cuarto título en cinco años?"', se preguntaba el diario deportivo La Gazetta dello Sport. "No les entiendo", dijo el mítico Gianni Rivera, una de las viejas glorias del club.

El Milan ha logrado convertirse en el equipo más cosmopolita del mundo, además de una plataforma de lanzamiento para el propio Silvio Berlusconi. En diez años, Berlusconi contrató a 61 jugadores, de ellos 13 extranjeros entre las principales figuras del fútbol mundial. Sin embargo, la sensación de que el club, en estos momentos, vive en plena encrucijada predomina sobre cualquier intento de celebrar los éxitos de la última década. Hay que tener en cuenta que en 1981 el club jugó en la Segunda División como consecuencia de una sanción.

Y esa encrucijada tiene nombres y apellidos. Fabio Capello, el actual entrenador, tiene un contrato firmado con el Parma. Y buena parte de la línea defensiva ha de ser renovada: Tassotti tiene 36'años, Galli cuenta con 32 y el capitán Baresi ha cumplido los 35. Sólo Maldini, con 27 años, tiene todavía un futuro por delante. El equipo gana, pero no convence: el liberiano Weah está lesionado para un mes porque se rompió el brazo en Burdeos y Baggio sigue sin convencer. En las últimas semanas, parecen estar más de moda la Juventus o el Inter.

La celebración no fue tal. Y el propio Berluscóni, que sacó tiempo libre de su campaña electoral para acudir al encuentro, tuvo que intervenir. "Los aficionados no pueden comportarse así. Cuando un equipo ha sufrido las lesiones que está sufriendo el Milan y todavía se mantiene al frente del campeonato, esta clase de acciones no tienen sentido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 1996