Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcos Alonso culpa al arbitro

Hasta ayer por la noche Marcos Alonso era un hombre comedido, prudente a la hora de referirse a los árbitros. O bien obviaba el tema o pasaba de puntillas sobre él. Ayer, Marcos rompió tan inusual costumbre.Llegó el técnico rayista a la sala de prensa y no se dejó en el bolsillo ni un gramo de ira. La descargó toda, absolutamente toda, contra el árbitro, Iturralde González. "Con un resultado de 0-3, sobran excusas, y no sería lógico- decir que el Atlético fue un injusto vencedor. Pero ocurre que ninguno de los tres goles fue legal. En el primero hubo una falta sobre Baroja; en el segundo, el árbitro me concede un cambio y cuando estoy en ello, permite que se reanude el juego. Y el tercero no es penalti".,

No se quedó ahí Marcos, que pareció calentarse por momentos. "Y luego está la expulsión de De Quintana", dijo, "que es una absoluta salvajada. Yo sólo pido que se nos gane bien, sobre el campo, no como lo ha hecho hoy el Atlético. Nos jode lo que ha pasado y ya está bien. Está visto que callarse sólo sirve para que te las den todas".

Pero Marcos Alonso tuvo también tiempo para las felicitaciones. La dividió en tres: la primera, para sus jugadores; la segunda, para el Atlético de Madrid, "que es un gran equipo y que espero que sea campeón", señaló. Y la tercera, sorprendente, para el árbitro, "a quien felicito porque es muy difícil hacer lo que él ha hecho".

Más feliz, por supuesto, estaba Antic, quien curiosamente tampoco dejó indemne al árbitro, "que no debió nunca expulsar a Biaginni", dijo. "Perdió los papeles y no tuvo el mismo criterio con ambos equipos. Fue la nota triste de un día feliz, en el que mi equipo se reencontró, consigo mismo".

Sobre la presión que, según sus rivales, comenzaba a atenazar a los suyos, Antic fue claro: "Yo no hago cálculos. Eso se lo dejo a Rexach. Jugando como hoy será difícil que perdamos el campeonato. La presión es de otros. A mí sólo me preocupan mis jugadores, a los que felicito por el partido que han hecho. El objetivo está más cerca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 1996