Entrevista:LAURA DEL SOLACTRIZ

"¿Dónde están las zonas de juego para niños en Callao?"

Se ha quedado unos días más en Madrid porque tiene que renovar su carné de identidad. Después de acudir al estreno de su último trabajo, Gran slalom, de Jaime Chávarri, hay poco más que la retenga en esta ciudad. Desde hace nueve años vive en París por cuestiones familiares, y no es que esté deseando que llegue el viernes para marcharse de nuevo pero es que, dice, el momento de las proposiciones de trabajo en España no le gusta nada, "son de esas que buscan una actriz en función de cómo lleve, las dotes puestas", comenta. Laura del Sol (Barcelona, 1960), bailarina antes que actriz, aunque ahora los términos se invierten, se ha lanzado con Chávarri al terreno de la comedia, algo a lo que no estaba acostumbrada ni ella misma. Pero sí, en su recién estrenada película, ha sido capaz de meter en un buen lío de final feliz al guardia civil Juanjo Puigcorbé, gracias a quien, según confiesa Laura, esta comedia galante ha sido más fácil de redondear. En sus últimos días en Madrid, por el momento, Laura del Sol desde Callao, disfruta de la casa materno-paterna y saca de paseo a sus hijos como puede, "¿dónde están las plazas de juegos?", se pregunta.Pregunta. ¿Y dónde estaba escondida la Laura del Sol cómica?

Respuesta. Cuando me lo propuso Chávarri la verdad es que lo acepté con miedo, pero esta profesión de actor, es eso: imaginación, fantasía y aventura. No tiene nada que ver con el drama, en la comedia hace falta un ritmo más ágil.

P. Para usted, tal vez, otra forma de baile.

R. Como decía Chávarri en el rodaje, es otro tipo de... coreografía. Todo se mezcla, la rapidez con el cuerpo, la acción y la palabra. Sí, es otro baile.

P. ¿Sigue bailando?

R. Menos horas que antes, porque mi tiempo lo ocupan ahora otras cosas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Ha llegado a Madrid en pleno resaca de elecciones, ¿cómo ha encontrado esto?

R. Cuando llego de Francia, que es a menudo, me gusta observar el humor que tenemos y la forma de hablar. Esta ciudad tiene el mismo encanto, calor, sentido del humor y chulería que siempre. En cuanto al tema electoral me ha fastidiado un poco que se me haya incluido en unas listas de apoyo a un partido sin ni siquiera haberme consultado primero.

P. ¿Encontró finalmente jardines para niños en Callao?

R. Claro que no. Supongo que en estas zonas los niños se terminan acostumbrando a divertirse con porquería. Las plazas en el centro de Madrid no son lo que deberían ser; tendría que estar todo mejor organizado e invertarse áreas de juego, como se hace en otras zonas de la ciudad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS