Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

NO HUBO VUELCO RADICAL

Los nacionalistas gallegos del BNG se estrenarán en el Congreso con dos diputados lo El PP pierde un diputado por Pontevedra y el PSOE evita la catástrofe pese a ceder dos escaños

Santiago de Compostela

Pese a ganar en 34 provincias y en 13 comunidades autónomas, los buenos resultados obtenidos por el PSOE en Andalucía, Extremadura y Cataluña, donde los intentos del PP de arrancar votos al electorado nacionalista se han saldado con sólo un escaño más a su favor, han alejado al partido de Aznar de la deseada: mayoría suficiente. Salvo en las comunidades citadas, el PSOE ha retrocedido, cediendo entre uno y dos escaños respecto a los datos de 1993. Izquierda Unida ha conseguido por primera vez un diputado en el País Vasco y en, Navarra, trastocando los pronósticos. FIB desciende en votos y el BNG se estrenará en las Cortes con dos diputados.

GALICIA:

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) confirmó ayer su escalada al lograr por primera vez representación en el Parlamento del Estado. Dos diputados nacionalistas se sentarán en el Congreso de los Diputados, dispuestos a contribuir, si fuese necesario, a la formación de una "mayoría progresista", según señalaron anoche sus dirigentes. Más concreto fue el líder del BNG, Xosé Manuel Beiras, que admitió la posibilidad de entrar en un pacto de Gobierno con el PSOE, CiU y PNV con la condición de que los socialistas evolucionen "de forma progresista, en la línea de Alfonso Guerra".La cabeza visible del BNG en Madrid será el diputado por La Coruña Francisco Rodríguez, representante de la línea más dura de una coalición heterogénea que, con el 14% de los votos logrados ayer confirma que el nacionalismo gallego ha alcanzado las cotas más altas de su historia.

En el PP gallego no se vivió una noche de euforia. "Ganar hemos ganado...", fue lo máximo que llegó a decir su presidente, Manuel Fraga, con gesto grave. Los populares no lograron cumplir las expectativas que ellos mismos habían creado de superar el 501/o de los votos. Experimentan un leve crecimiento con respecto al 93 -pasan del 47% al 48%- pero paradójicamente pierden un diputado por Pontevedra, donde el cabeza de lista era Mariano Rajoy, uno de los barones de Aznar.

El PSOE sufre las consecuencias de la pujanza del BNG, pero sus resultados no llegan a la catástrofe augurada. Pierde sólo un escaño en favor del BNG y otro debido al descenso de población en Lugo, que elegía un diputado menos que en 1993.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1996

Más información