Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 3 DE MARZO

El fin de los medios

Se enfrió la fiesta convocada por 'El Mundo', 'Tiempo', la COPE y Antena 3 TV para celebrar los resultados electorales

Apenas pasaban unos minutos de las nueve, las urnas aún se resistían a revelar sus secretos a voces, su veredicto de los indecisos, sus mayorías suficientes y ricas o de las otras, cuando los celebrantes de la derrota empezaron a desfilar por la sala turquesa del hotel Eurobuilding y a tomar posiciones entre la terminal de Internet y la barra libre. Eran los periodistas, los famosos y los periodistas famosos convocados por El Mundo, la revista Tiempo, la cadena COPE y Antena 3 Televisión para "el seguimiento de los resultados electorales".De lo que allí se entendía por seguimiento, daban cumplida noticia las filas y columnas de ron, vodka, whisky, ginebra y vinos de crianza que se empaquetaban sobre las mesas y entre las manos de los oficiantes. Acaso muchas de las mismas botellas cuyo descorche hubo que abortar en la noche de comicios de 1993, en una reunión similar. En aquella ocasión, la inesperada victoria del PSOE había convertido el seguimiento en un calvario y en un sofocón muy grande, y más de uno tuvo que beberse la copa de un. trago mientras se pinzaba la nariz entre los dedos pulgar e índice.

Muy distintas se presentaban ayer las cosas. Los primeros aplausos sonaron a eso de las diez, cuando la generosa megafoía de la sala turquesa conectó en directo con la calle Génova, sede madrileña del PP, y se pudo oír a Francisco Álvarez Cascos proferir aquello de que "se va cumplir el sueño de 20 años de la derecha". También dijo el dirigente popular: "Yo os pido que sigáis el escrutinio con sosiego".

Y, dicho y hecho, allá que fueron los faosos y los periodistas a seguir ejerciendo el seguimiento. El sosiego no pasaba de relativo, ya que los socialistas parecían estar venciendo en Andalucía, y los porcentajes nacionales se traían un baile de san Vito que no le dejaba a nadie parar quieto.

Los medios estaban representados por Antonio Asensio, presidente de Antena 3 Televisión y del Grupo Zeta; Alfonso de Salas, presidente de El Mundo; y Salvador Sánchez-Terán, presidente de la cadena COPE y numerosos periodistas entre los que no faltó el director de El Mundo, Pedro José Ramírez.

Su llegada, la más esperada, a la sala turquesa se vio frustrada, ya que el director de El Mundo prefirió el abrigo de la sala topacio, contigua y de menor empaque, donde se entrevistó con un pequeño número de allegados, entre los que se encontraba el vicesecretario general del PP, Mariano Rajoy, y el ex cantante romántico Jaime Morey. A la sala topacio podían entrar los medios convocantes, pero no los sujetos pacientes, que hubieron de conformarse con unas declaraciones de Ramírez en el pasillo de salida.

"Trece años de felipismo se han terminado", enunció allí el director de El Mundo. "Es verdad", admitió, "que la ventaja del PP ha sido más exigua de lo esperado: parece haber una España profunda que no emerge en ningún estudio sociológico, pero que luego, vota". Ramírez predijo que el PP superará este escollo mediante una "coalición estable" con Convergència i Unió.

"Hay un gran suspense", corroboraba el actor Arturo Fernández antes de que se conocieran los resultados: "Las urnas no han dejado de hablar todavía". También andaban por allí Jesús Puente, Máximo Valverde, Nieves Herrero, la cupletera Olga Ramos, Isabel Gemio, que ayer no necesitaba amor sino un canapé, Zori (de Zori y Santos), María José Cantudo, José Luis López Vázquez y la indisoluble pareja formada por Pepe Sancho y María Jiménez.

Pepe Sancho tenía un diagnóstico sosegado sobre las incertidumbres de la noche: "Es lo mejor que le puede pasar a la democracia, que no esté todo tan claro. La incertidumbre es democracia y sí hubiera una segunda vuelta no pasaría esto".María Jiménez le hacía el eco: "En todas las elecciones ha habido incertidumbre".

"Hay mucha gente del gremio aseguró Sancho. "Me gustaría decir que está por ahí también Juan Diego. Pero no lo busquen que no está".

La combinación de cuatro medios de comunicación para seguir unos resultados electorales tuvo la ventaja de lo insólito y el inconveniente de la intertextualidad. Mientras algunos ejemplares de El Mundo del domingo se apilaban junto a los cubalibres, las imágenes de Antena 3 se sucedían en las pantallas murales, a menudo en competencia con el programa de Luis Herrero en la COPE, que era el preferido de los altavoces.

La pulcritud en el vestir y el buen tono general de los asistentes merecieron del actor Conrado San Martín, galán y caballero como pocos, el siguiente comentario al entrar en la sala turquesa: "Cuidado, que aquí hay gente guapa, ¿eh?".

El cantante Micky aclaró a este diario: "Se preguntará usted qué hace un chico como yo en un sitio como éste", para añadir a continuación: "No soy un desertor". Micky anda enredado en varios proyectos musicales con la cadena COPE.

Massiel, ex musa del socialismo español y nuevo prototipo de la ciudadana cabreada, se marcó ante el micrófono unas coplas dedicadas a Aznar, a las que Dios otorgue el privilegio del olvido, y declaró: "Mi hijo, aquí presente, ha votado al PP, y lo del jamón de Antonio Banderas no hay quien se lo crea".

Manuel Vázquez Montalbán, que encajaba en la fiesta como un burro en una cacharrería, fue sorprendido por este cronista, a la que se escabullía por la puerta lateral, y aseguró que estaba allí trabajando sin especificar en qué y le puso a la fiesta su más justo epitafio: "Demasiados medios para tan poca victoria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1996

Más información

  • "Demasiados medios para tan poca victoria", comentó Vázquez Montalbán