BALONCESTO NBA

Unos números para la historia

El fin de semana de las Estrellas, la fiesta. que se da la NBA a sí misma y al mundo del baloncesto, ha batido casi todos los registros previos. Incluso antes de inaugurarse esta nueva edición ya se dieron a conocer nuevos récords: más de 1.400 periodistas acreditados, la presencia de prensa extranjera aumenta hasta 277 periodistas representando a 38 países diferentes. El fin de semana de las Estrellas se ha visto en 148 países y se ha transmitido en 39 idiomas distintos.La primera jornada ya trajo nuevos registros: 36.037 espectadores en la noche del sábado, mayor anotación en el partido de rookies (tanto de cada equipo, como la suma de los dos, como por periodos), máxima puntuación en las tres rondas del concurso de triples (65)... Y todo eso a la espera del acontecimiento más esperado, el partido de las estrellas que se disputó la pasada madrugada, con' el retorno de Michael Jordan como máxima atracción y con la presencia de Magic Johnson en las gradas.

Más información

El tirón de Magic es tan grande que la fiesta que preparó en uno de los locales más populares de San Antonio fue todo un acontecimiento. "Si no estás invitado en la fiesta de Magic, no eres nadie en la NBa", dijo un jugador seleccionado para el partido de las estrellas.Según el comisionado de la NBA, Dayid Stern, este all-star de San Antonio ha nacido con vocación histórica. La apuesta de esta ciudad texana por el baloncesto les ha llevado a construir un pabellón deportivo, el Alamodome, con capacidad para 35.000 espectadores, pero además totalmente versátil pues puede adaptarse a 24 eventos deportivos diferentes. Lo más importante es que este escenario ha ayudado a la NBA a seguir convirtiendo en oro todo lo que toca, ajena a crisis internas y más bien salvada por el retorno de verdaderas. leyendas. Los índices de audiencia han subido un 3,5% y si esto fuera poco, San Antonio ha reunido al 90% del que será el Dream Team III en los próximos Juegos Olímpicos de Atlanta (pues de los diez puestos que se conocen la única ausencia es la de Glen Robinson), con lo que la calidad de este evento está fuera de toda duda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de febrero de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50