Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU baja entre dos y cuatro escaños, y los andalucistas mantienen su presencia en el Parlamento

El Partido Popular puede ganar por primera vez en Andalucía. Si se mantiene la actual tendencia, populares y socialistas convertirán el 3 de marzo, en las elecciones autonómicas andaluzas, los resultados de 1994: el PP sería ahora el ganador y lograría entre 45 y 48 escaños (en 1994 consiguió 41), mientras que el PSOE pasaría de sus actuales 45 escaños a 42 o 43. Así lo indica una encuesta de Demoscopia realizada para EL PAÍS, en la que Izquierda Unida-Los Verdes ve reducida entre dos y cuatro escaños su presencia en el Parlamento regional, mientras que el Partido Andalucista mantiene los tres actuales. La Cámara cuenta con 109 escaños, por lo que ningún partido conseguiría mayoría absoluta (55 diputados) para gobernar en solitario.

Los electores andaluces se muestran altamente motivados ante la doble consulta del 3 de marzo. Ni más ni menos que el 87% de los entrevistados afirma que con seguridad acudirá a votar a los candidatos autonómicos. A partir de los datos de la encuesta cabe estimar una participación probable considerando exclusivamente los votos emitidos a favor de candidaturas) en tomo al 801/o. De celebrarse ahora las elecciones, el resuItado supondría una inversión del obtenido en 1994, cambiando PSOE y PP las posiciones respectivamente alcanzadas entonces.La pinza PP-IU contra el presidente Manuel Chaves denunciada por los socialistas beneficiaría claramente a los populares. La candidatura que encabeza Javier Areas (PP) sería la más votada, con un 39,3%, lo que le supondría entre 45 y 48 escaños: aumentaría así en casi cinco puntos, y entre cuatro y siete sus escaños. Izquierda Unida-Los Verdes -su líder es Luis Carlos Rejón- no subiría, e incluso vería levemente reducida u actual implantación, pasando a contar con un 17,4% de los votos -ahora tiene el 19,1%- y pudiendo perder entre dos y cuatro de sus actuales 20 escaños.

El PSOE, con Manuel Chaves de número uno, quedaría relegado por primera vez al segundo puesto en una región que, desde el restalecimiento de la democracia, ha sido uno de sus feudos electorales más seguros. Perdería tres puntos pasando del 38,7% obtenido en 1994 al 35,7%), y entre dos y tres escaños. El Partido Andalucista de Pedro Pacheco mantendría básicamente su actual posición, conservarido los tres escaños de 1994.

El pronóstico provincial apunta a una consolidación del PP en las ocho circunscripciones: en cinco (Almería, Cádiz, Granada, Málaga y Jaén) pasaría a ser el partido más votado y con mayor número de escaños; en dos (Huelva y Córdoba) empataría a escaños con el PSOE. Tan sólo en Sevilla quedaría en segundo lugar, si bien lograría un diputado más de los seis que obtuvo en 1994.

El 47% de los andaluces cree que el partido de Arenas será el vencedor, mientras que un 39% piensa que ganará el PSOE. Incluso entre los votantes socialistas, un tercio (34%) percibe como partido ganador al PP. Lo previsto no coincide, sin embargo, con lo deseado: el 38% de los andaluces querria que ganase el PSOE, y un 30% que triunfase el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 1996

Más información

  • El PP puede ganar por primera vez en Andalucía