Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Packard Bell se fusiona con ZDS, filial de Bull, y crea un nuevo gigante mundial de la microinformática

La compañía francesa Bull, que en 1995 obtuvo beneficios tras siete ejercicios muy deficitarios, dio ayer un enorme paso en su reconversión. Bull anunció que renunciaba a fabricar ordenadores personales, para concentrarse en los grandes sistemas. Por ello, la filial de microinformática de la sociedad francesa, Zenith Data Systems (ZDS), será fusionada con la firma estadounidense Packard Bell, a su vez accionista de Bull. Una vez ensamblados, Packard Bell y ZDS constituirán la cuarta empresa mundial de microinformática (detrás de Compaq, IBM y Apple). El acuerdo es triangular, ya que implica también a la firma japonesa NEC, accionista tanto de Bull como de Packard Bell. NEC invertirá 283 millones de dólares (unos 35.000 millones de pesetas) en Packard Bell este año.Jean-Marie Descarpentries, presidente de Bull, prefirió no adelantar, los detalles financieros de la operación. Bull tiene un 19,9% de las acciones de Packard Bell y, a cambio de ZDS, recibirá un paquete de obligaciones preferenciales convertibles en acciones cuando la sociedad estadounidense empiece a cotizar en Bolsa, en fecha aún no precisada.

Packard Bell ha arrastrado fuertes pérdidas en los últimos dos años y su nuevo tamaño, junto con el dinero fresco prometido por NEC, debería permitirle volver a la rentabilidad. ZDS tampoco era rentable como filial de Bull. Las dos sociedades parecen muy complementarias: Packard Bell es muy fuerte en productos dirigidos al gran público (44% de esas ventas en Estados Unidos), mientras ZDS se especializa en microordenadores de uso profesional.

"Hemos decidido concentrarnos en nuestra actividad básica, donde podemos aportar valor añadido", explicó Descarpentries. "Para -las actividades de gran volumen y márgenes escasos, como la fabricación de ordenadores personales, preferimos delegar. ZDS no tenía la talla suficiente, el mercado crece sin cesar pero los márgenes operacionales se reducen cada año y sólo los gigantes pueden tener éxito", agregó el presidente de Bull.

Bull obtuvo en 1995 un beneficio estimado en 300 millones de francos (unos 7.300 millones de pesetas). Le queda avanzar en su doble reconversión, financiera e industrial.

En lo referente al capital, el Estado francés, principal accionista con un 36,4%, quiere seguir desprendiéndose de acciones y busca la entrada de un nuevo socio europeo en Bull. Los otros grandes accionistas actuales, France Telecom, NEC y la estadounidense Motorola, todos con menos de un 20% del capital, podrían también aumentar su participación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1996