NO SE CONFORMÓ CON EL TELÉFONO

Ni el peso ni el volumen de una cabina telefónica impidieron que un individuo la arrancara de la acera y la cargara en una furgoneta. El individuo consiguió venderla, pero no tuvo tiempo suficiente para disfrutar del dinero que había conseguido, ya que fue detenido a los pocos minutos por la policía. Un ciudadano avisó, pasadas las doce de la mañana del domingo, a la Comisaría Provincial para comunicar que en la plaza del Carmen, situada en el casco antiguo de Alicante, estaba tirada en el suelo una cabina telefónica y que unos hombres la estaban cargando en un vehículo. Pocos minutos más tarde, una patrulla localizó la furgoneta y comprobó que su propietario, Antonio P. G., ya había conseguido desprenderse e la carga. Los policías recupearon la carcasa de aluminio, sin el equipo telefónico y sin cristales, junto a unas casas del barrio el Montoto, una de las zonas más conflictivas y deprimidas de la ciudad. Antonio P. G. ha sido detenido anterionnente en varias ocasiones por diversos delitos.-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS