Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Placeres creativos

Los españoles somos muy dados a la autocrítica. Lo propio siempre es susceptible de ironía e incluso burla. Eso ocurre cuando se habla del nivel cultural del españolito medio. Pero más vale olvidar estadísticas malévolas para escuchar a gente que lleva muchos años en harina. Según Rosa Regás, cocinera antes que fraile en el mundillo de los editores, narradores y publicistas de la cultura, en España se lee mucho más que hace 25 años.No desconoce la ganadora del Premio Nadal 1994, según comentó en una conferencia, que al placer creativo que comparten escritores y lectores se opone, en cierto sentido, la cultura de la imagen personificada en la "reina televisión". Sus súbditos pagan altos impuestos: cuatro minutos de publicidad por cada 20 de programa, aunque son escasos los que valen la pena.

La cultura del libro desarrolla de un modo más inteligente y libre la creatividad; puede incluso convertirse en una sana adicción para el escritor y un placer activo para el lector. Entre ambos se crea un nexo de complicidad: para el narrador, las novelas están escritas en alguna parte, es necesario tirar del hilo y ensimismarse hasta sacar a la luz el relato; en el caso del lector, la percepción y entendimiento del texto puede crear una nueva narración mental. El proceso creativo es bipolar y dos veces fecundo. Potenciar la cultura del libro y usar inteligentemente los medios audiovisuales pueden convertirse en pautas para mejorar la propia cultura.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996