Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

Un par de gigantes a la europea

Muresan y Sabonis están entre los 'pívots' dominantes de la NBA

Los gigantes en el baloncesto siempre son los últimos en florecer. Quizás por ello la nueva invasión europea comienza en el poste bajo. El lituano Arvidas Sabonis (Sabas) y el rumano Gheorghe Muresan (Ghitza), han demostrado que no hay que ser ágil, o veloz, ni siquiera joven, para dominar en la NBA.Muresan, oficialmente, es el jugador más alto en la historia de la Liga. Mide 2,31 metros y pesa 140 kilos. A sus 24 años debe sus enormes dimensiones fisicas a un defecto de la glándula pituitaria, una condición que tiene que cuidar diariamente con medicamentos. Es lento pero, nada torpe.

Ha perdido 15 kilos desde la temporada anterior. Sus manos inmensas poseen el toque más fino de la Liga, Es el líder de tiros, con un 60,2%. Promedia 12,6 puntos, 9,1 rebotes y 1,9 tapones. No es exageración, decir que es el único capaz de achicar al gran Shaquille O'Neal.

MÁS INFORMACIÓN

Su trayectoria por la NBA ha sido más veloz y más aguda de lo esperado. En tan solo dos temporadas y media Muresan de una familia humilde del pueblo de Tritenii (Transilvania), se ha conyertido en un jugador de primera fila. Junto con Chris Webber, el novato del año de 1994, Juwan Howard y Rasheed Wallace, ha ce del Washington Bullets un equipo joven y explosivo con un porvenir favorable.

El tiro de media vuelta de Muresan en el poste bajo es casi imparable. También puede estirar los brazos Y depositar la pelota en la canasta con sólo ponerse de puntillas. Hay noches que juega a nivel de un O'Neal: 31 puntos frente a Charlotte Hornets, 18 rebotes y nueve tapones el miércoles frente al Philadelphia 76ers, 18 puntos y 16 rebotes el viernes frente al Sacramento Kings.

Muresan, un hombre alegre, ha encontrado su ritmo sin mucho sufrimiento. Está casado, tiene casa y coche propios y un perro gran danés. Hasta Hollywood lo busca. El actor Billy Crystral quiere contratarlo para una comedia.

Sabonis se encuentra al otro costado del país, con el Portland Trail Blazers, una ciudad y un club que toma su baloncesto, muy en serio. Con 31 años, es el novato más viejo. Debido a sus numerosas lesiones no es el mismo de antes, pero su talla, brilla con intensidad durante breves momentos cada noche. "Es obvio que Sabonis no puede jugar cómo antes, pero este hombre nos da una cátedra de cómo jugar como pívot durante 15 minutos cada partido", escribe Bób Ryande, del The Boston Globe.

"Si no fuese por sus lesiones, hubiera sido mejor jugador que David Robinson", insiste el croata Dino Radja, alero del Boston Celtics. "Creánme, era muy bueno. Lo conozco hace mucho tiempo. En 1985 era un auténtico monstruo. Podía encestar canastas de triples y hacer mates. Hubiese sido un jugador del partido de All Stars durante diez años consecutivos. Créanme, es todo verdad".

El papel actual de Sabonis es de primer reserva. Promedia 23 minutos, 13,7 puntos, 6'9 rebotes y 2,0 asistencias. De vez en cuando recupera su forma y domina un partido totalmente. La semana pasada marcó 24 puntos frente a los Celtics.

Ambos están imponiendo su sello. Europa sigue sorprendiendo a la NBA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996