Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izetbegovic, Milosevic y Tudjman ponen fin al conflicto más sangriento en Europa desde 1945

La guerra de Bosnia acabó ayer en París, al menos sobre el papel, diez minutos antes del mediodía. A esa hora de un día gélido y gris, los presidentes de Bosnia, Alia Izetbegovic; Croacia, Franjo Tudjman, y Serbia, Slobodan Milosevic, firmaban en el palacio del Elíseo, en un ambiente tenso y solemne, el acuerdo que pone fin al más trágico conflicto sufrido por Europa en el último medio siglo. Después se estrecharon la mano. Un cerrado aplauso de la nutrida representación de los poderes terrenales reunida en la capital francesa rubricó el acontecimiento histórico de este 14 de diciembre. El acuerdo fue recibido en Bosnia con una cierta indiferencia y pequeños incidentes armados.

MÁS INFORMACIÓN

Los líderes internacionales que tomaron la palabra después de la rúbrica coincidieron, sin embargo, en que la firma de París, que Bill Clinton calificó de "un nuevo día", es sólo una parte de la tarea para redimir a Bosnia de la miseria infligida por casi cuatro años de guerra y en que todo está por hacer para conseguir una cierta reconciliación. El presidente francés, Jacques Chirac, anfitrión del cónclave, destacó en su mensaje inaugural, con "emoción y gravedad", que no habrá paz en los Balcanes mientras no se construya antes en el espíritu de sus gentes. Como testigos privilegiados firmaron, en tandas de a tres, Clinton, Chirac y el canciller alemán, Helmut Kohl, para hacerlo después Felipe González, por la Unión Europea, y los jefes de Gobierno del Reino Unido y Rusia, John Major y Víktor Chernomirdin, respectivamente. Medio centenar de ministros y dignatarios se sentaban frente a ellos en uno de los salones del palacio, que es sede de la presidencia de la República. Todos ellos daban testimonio de la importancia del acontecimiento para una comunidad internacional que ha sido incapaz durante cuatro años de controlar la matanza que se ha cobrado cerca de 200.000 vidas en la antigua Yugoslavia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 1995