Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓN

El Barcelona hace autocrítica

"Los resultados de hoy [por ayer] son perfectos, pero yo hubiera preferido que hubiera ganado el Atlético, el Espanyol y, por supuesto, el Barça, porque no me gusta el juego de los tallos". La sentencia corresponde a Carles Rexach, el segundo entrenador del Barcelona, que lleva las riendas del equipo ante la gripe de Cruyff. El cuerpo técnico está malhumorado con el comportamiento del equipo en una Liga sin referente. También la directiva azulgrana se siente impotente ante el marcador de cada jornada.El presidente, Josep Lluís Núñez, fue ayer contundente: "Él Barcelona hubiera podido asegurarse prácticamente el campeonato o, al menos, haberl encarrilado". "Los últimos resultados", apostilló, "mantienen a equipos que están pasando por un mal momento".

Y la plantilla mantiene el tono de autocrítica que le caracteriza desde la arrancada. Incluso cuando el equipo tomó el liderato, los jugadores se mostraron especialmente cautos. La reflexión de ayer fue igualmente dura, tal como merece el mal partido del sábado. Hay una coincidencia en que al equipo le falta, sobre todo, agresividad y le sobra precipitación. Y, a partir de ahí, existen varias matizaciones.

El capitán Bakero fue el más locuaz. "Es muy difícil ser un número 1 y nosotros somos un proyecto de número 1", "y anunció para llegar hasta el objetivo hay que pasar por experiencias como la actual. Estamos en un momento de pequeñas dudas, tanto a nivel colectivo como individual. Pese a que no hay que buscar ningún culpable, las cosas se cambian precisamente a partir de actitudes personales. Cada uno debe aportar su descaro y también sufrir en el campo para que el equipo adquiera solidez y pueda aspirar a ganar la Liga. No hay que renegar de nada sino que hay que asumir los errores".

Entiende el centrocampista azulgrana que la principal carencia del grupo es que aún debe aprender a "convivir con la obligación de ganar cada día". "Pasamos por un momento de incertidumbre", reiteró "y tenemos una imagen que no se corresponde con la real".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de diciembre de 1995