Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Los anticuarios madrileños pueden competir en Europa"

Ciento cuarenta y ocho expositores se reparten 1.600 metros cuadrados para que los visitantes contemplen qué hay de nuevo entre lo viejo, dicho con todo el respeto que merece el mundo de las antigüedades. Un sillón portugués del siglo XVIII, propiedad de Antonio Serrano, anticuario ma drileño de 40 años, nos sirve de apoyo físico en esta charla, demostrando que los objetos expuestos en Feriarte no son de mírame y no me toques. El presidente del comité que organiza la feria tenía 15 años cuando abrió Su colección de objetos marcados por el tiempo. Su más, joven capricho tiene 200 años, y lo ha comprado en esta decimonovena edición de Feriarte. El escritorio que fuera de Ramón Pignatelli, historiador, canónigo y archivero de E Pilar de Zaragoza. "La última compra, siempre es la favorita".Pregunta. ¿Y la primera adquisición?

Respuesta. Yo empecé con 15 años; recorría, cada. domingo el Rastro de Madrid. Allí me gastaba las 1.000 pesetas que me daban en casa como pago semanal. Compraba cosas que estaban en el suelo opalinas, vidrios de La Granja y cerámica popular española. Así empecé siempre de la mano de mi padre, un -especialista.

P. Porque. esta profesión también se hereda.

R. Hay mucha tradición familiar, pero las nuevas generaciones de anticuarios están muy bien preparadas. En Madrid hay dos escuelas, y mucho! profesionales vienen de la Facultad de Filosofía y Letras, rama de arte. Técnicamente, los nuevos anticuarios están preparados para competir con cualquier especialista europeo.

P. ¿Sigue el Rastro escondiendo tesoros?

R. Tesoros, cada vez menos. Pero conviene darse una vuelta de vez en cuando. Precisamente, una persona bien preparada, que sepa entender el lenguaje de los objetos antiguos, puede descubrir piezas que a ojos de cualquiera parecen no valer nada.

P. ¿Qué otras zonas de Madrid interesan a su gremio?

R. Hay tres. El Rastro, por descontado. La plaza de Santa Ana y calles cercanas como Prado, por donde yo me muevo, y en los últimos 25 años ha cobrado mucha importancia todo el barrio de Salamanca.

P. ¿Cuánto vale Feriarte?

R. Es imposible hacer un cálculo. La gente piensa que Feriarte es sólo para ricos, pero con 10.000 pesetas también puede hacerse una bonita compra. Naturalmente, hay piezas millonarias. El madrileño ha de perder el miedo. Antes de quedarse con las ganas, por favor, pregunten el precio. Feriarte. Hasta el 26 de noviembre en el parque Ferial Juan Carlos I. De 11.30 a 21.30, sin interrupción. 800 pesetas. Estudíantes y jubilados, 400.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 1995

Más información

  • ANTONIO SERRANOPRESIDENTE DE FERIARTE