Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol pone en duda la paz

Los jugadores balcánicos desconfían del armisticio

La población yugoslava del fútbol español recibió el plan de paz de Bosnia a mitad de camino entre la esperanza 31 el escepticismo. Después de casi cuatro años, todos desean un final feliz al tormentoso conflicto bélico, pero dudan. que éste haya quedado definitivamente resuelto en Dayton (Estados Unidos). "Va a ser muy difícil. que el acuerdo se cumpla". La frase procede de un croata, Janko Jankovic, del Hércules, pero fue similar a la pronunciada por otros jugadores o técnicos.Su compañero de equipo Josip Visjnic, serbio, también acogió la noticia con desconfianza: "No soy optimista como la mayoría. Antes ya hubo muchos acuerdos y no se cumplió nada. Hay muchos problemas de convivencia y de territorios. Yo estoy a favor de la unidad de toda Yugoslavia, pero también me considero europeo. Estados Unidos es el que manda".

Para otros, como el bosnio Meho Kodro, del Barcelona, el plan de paz tiene visos de' ser mucho más que una pausa pasajera: "Se habían acordado muchas treguas inútiles pero parece que ahora va en serio. La firma de la paz en Bosnia es la mejor noticia que podían dar a toda Europa. Deseo que la guerra sólo sea un mal recuerdo. Me fui hace cuatro años y estoy loco por poder pasear tranquilamente por Mostar".

El serbio Ivan Brzic, -entrenador del Oviedo, abandonó Yugoslavia al comienzo del conflicto, en julio de 1991, y aún no ha regresado. Ya sospecha que volverá pronto por allí. Ahora: "Supongo que este acuerdo de paz será definitivo. No me importan las condiciones que se hayan establecido para conseguirlo. Si ahora la paz no va en serio, no sé qué puede pasar. Las consecuencias serían inimaginables; no se puede jugar con las vidas de tanta gente". Su colega del Mérida, Sergio Kresic, croata, cree que lo, más difícil no era conseguir el acuerdo alcanzado, sino "hacerlo realidad". Por ahí, hace una pronóstico fatalista: "Todavía morirá mucha gente".

Más dudas sobre la efectividad del acuerdo. Las firma Pavlicic, croata del Hércules:"Hay que ser optimista, pero tengo dudas de que éste sea el final de la guerra. No hay que olvidar que la paz la han firmado el presidente serbio, el croata y el bosnio, pero no lo ha hecho el serbiobosnio. Creo que por ahí pueden llegar problemas. Pero sólo se que hay que terminar esta guerra como sea".

Otro croata, Robert Prosinecki, del Barcelona, aunque también mostró recelo, prefirió pensar en positivo: " ¡Ojalá sea un acuerdo definitivo! Es importante que de una vez por todas se haya firmado la paz y que todo esté tranquilo".

El más eufórico con el acuerdo fue Pedja Mijatovic, montenegrino del Valencia: "La paz supone mucha alegría. Ahora podremos salir [de Yugoslavia] y jugar en todos. los deportes. Hoy o mañana van a quitamos -el embargo- Con el embargo mi país ha perdido bastante- y ahora debemos empezar desde el principio. Nunca me ha interesado la política, pero lo importante es que no maten a más gente. Siempre me he llevado bien, por ejemplo,- con Prosinecki o Suker. Sólo las malas, personas con complejos pueden llevarse mal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 1995