El conflicto de Iberia se enquista tras fallar el intento de mediación de Trabajo

El conflicto que enfrenta a los pilotos y la dirección de Iberia sigue encallado ante el fracaso del intento de mediación del Ministerio de Trabajo de ayer. Las posturas de Iberia y del sindicato que agrupa a los pilotos, el SEPLA, permanecieron invariables, absolutamente enfrentadas, por lo que el secretario general de Empleo y Relaciones Laborales, Marcos Peña, afirmó que de momento "no hay nada sobre lo que mediar". Los pilotos realizaron ayer la novena jornada de paro este mes, que supuso la cancelación de 259 vuelos de 438 programados. Hoy, se repetirá el paro. Los servicios mínimos garantizan el 56% de los vuelos.

Más información

"No hemos avanzado ni un solo paso". La frase de Juan Sáez, presidente de Iberia, resumía ayer la reunión que, a instancias del Ministerio de Trabajo, mantuvieron la empresa, respresentantes del SEPLA, la directora general de Trabajo, Soledad Córdova, y Marcos Peña, secretario general de Empleo. El ministerio había convocado a las partes en conflicto con el fin de intentar aprovechar cualquier posibilidad de negociación o mediación. Pero el intento fue en vano.El conflicto se encuentra atascado en un callejón prácticamente sin salida. El enfrentamiento entre las partes es tal que todo lleva a pensar en la necesidad de plantear conflicto colectivo para iniciar un arbitraje, pero mientras la Comisión Europea no. decida sobre la ampliación de capital a la que está supeditado el plan de viabilidad de la compañía no parece que se vaya a tomar una medida así. Difícilmente se podría mediar cuando no se conoce cómo saldrá Iberia de Bruselas.

"Las circunstancias para que se designe un árbitro existen", dijo ayer Marcos Peña, quien añadió, sin embargo, que quizás lo que no se de ahora sea la oportunidad de designarlo. Pero dejó bien claro que si el enfrentamiento prosigue una vez que Bruselas haya dado su resolución, el Gobierno designaría un árbitro obligatorio "porque el conflicto afecta vitalmente a la compañía". El secretario de Empleo calcula que ese arbitraje se daría en un plazo de 40 o 50 días, después de conocer la decisión de la Comisión.

El presidente de Iberia reiteró ayer que las negociaciones están rotas y expresó su "convencimiento moral, basado en hechos reales", de que el motivo de la huelga de los pilotos no es otro que el económico, aunque reconoció que el SEPLA en la reunión desmintió ese extremo. "Estoy convencido", dijo, "de que si suavizáramos las condiciones salariales se solucionaría el conflicto, pero se desarmaría el plan de viabilidad de la compañía". Según Iberia, los pilotos pretenden recuperar la paga de los 18 días al año que en. el acuerdo se comprometían a ceder, incrementar el 1,5% el sueldo en tres pagas y no efectuar descuentos fiscales en las dietas.

El portavoz del SEPLA-Iberia, Justo Peral, reafirmó ayer que los motivos del conflicto "son únicamente conseguir el cumplimiento del plan de viabilidad firmado el año pasado", incluyendo los temas económicos. Peral mostró extrañeza por la convocatoria de la reunión que efectuó el Ministerio de Trabajo, "en un intento de mediación unilateral".

La tensión entre la dirección y el SEPLA se ha acrecentado con el envío por parte del presidente del grupo de sendas cartas al presidente y al vicepresidente del sindicato en las que les pide explicaciones por la circular que enviaron a los afiliados que, a juicio de Sáez, puede suponer "coacción y amenaza al colectivo de pilotos". Fuentes del grupo sostienen que la carta "es un expediente informativo previo al despido".

Mientras, ayer los pilotos de la compañía empezaron una huelga de 48 horas. Si el conflicto sigue estancado, el paro se repetirá los días 28 y 29 de esté mes y no se descarta que se convoque los días 5, 6, 10 y 11 de diciembre, en el macropuente. Para ese puente, concretamente para los días 5 y 7 de diciembre ha convocado huelga toda la plantilla de Aviaco.

Según afirmó ayer Sáez, los paros realizados hasta ahora en Iberia han supuesto la pérdida de entre 120.000 y 130.000 pasajeros y una pérdida de imagen importante, aunque difícil de cuantificar. El ministro de Industria y Energía, Juan Manuel Eguiagaray, repitió ayer en Murcia que la huelga que mantienen los pilotos es "irracional y un absoluto dislate, irrita profundamente a los ciudadanos y va contra la companía, que es ir contra los trabajadores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1995.

Lo más visto en...

Top 50