Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aumento del turismo consolida un superávit corriente de 492.700 millones hasta septiembre

La balanza de pagos contabilizó, por cuarto mes consecutivo, un superávit corriente de 127.200 millones de pesetas en septiembre frente a un déficit de 109.800 millones en el mismo mes de 1994 gracias a la mejora mensual sel saldo comercial, el impulso del turismo y al superávit de la balanza de transferencias (158.500 millones). La balanza por cuenta corriente ha dado un giro espectacular y en los nueve primeros meses del año presenta un superávit corriente acumulado de 492.700 millones, cuando en el mismo periodo del año anterior presentaba un déficit de 450.100 millones.

La balanza de pagos registró en septiembre de 1995 un superávit de 127.200 millones de pesetas. frente a un déficit corriente de 109.800 nifflones en septiembre de 1994. Los factores que explican esta mejora drástica y sustancial están la mejora de la balanza comercial, la subida del superávit por transferencias y la subida del turismo. En los nueve primeros meses de 1995 se consolida pues el notable giro de la balanza de pagos y acumula un superávit corriente de 492.700 millones de pesetas frente al déficit de 450. 100 millones en el mismo periodo de 1994.En septiembre, el superávit estuvo fundado, en primer lugar, en un descenso del déficit comercial del 13,5%, según la metodología utilizada por el Banco de España (pagos e ingresos efectivamente realizados), debido a un crecimiento de las exportaciones del 21% y de las importaciones del 13%, cifras que confirman el aumento del dinamismo del comercio exterior.

La mejora de la balanza corriente está basada en primer lugar en el aumento del superávit por turismo en el 4,8% (256.700 millones en septiembre de este año frente a los 244.900 millones en septiembre del año pasado) y el espectacular progreso de la balanza de transferencias, que de 12.800 millones en septiembre de 1994 ha pasado a 158.500 millones en septiembre de 1.995, debido al crecimiento de las transferencias recibidas de la Unión Europea. La balanza de rentas recortó el déficit de 72.100 millones a 32.500 millones.

El conjunto de las rúbricas de la balanza de capital, en expresión del Banco de España, se saldó con unas entradas netas de capital de 48.000 millones de pesetas, cuando en septiembre del año pasado las entradas netas fueron de 98.000 millones. La cifra de septiembre es consecuencia de entradas de capital por amortización de inversiones de España en el exterior (60.200 millones), inversiones del exterior en España (en su gran mayoría, compras de deuda pública por parte de no residentes) y préstamos y depósitos del exterior en España; cifras casi compensadas por las salidas originadas en los préstamos y depósitos (1,051 billones, que el Banco de España explica por las adquisiciones temporales de deuda pública a no residentes y por los depósitos a corto plazo situados en el exterior por el sistema crediticio).Las cifras en los tres primeros trimestres del año confirman el progreso de la balanza corriente, que acumula un superávit de 492.700 millones. Este superávit comente se consigue a pesar de que el déficit comercial acumulado ha empeorado en el 22% (1,409 billones en enero septiembre de 1994, 1,718 billones en el mismo periodo de este año) y se consigue, como puede apreciarse en el cuadro adjunto, por el aumento en el superávit de la balanza de servicios (180/6), basado únicamente en el crecimiento del turismo; el espectacular aumento del superávit de la balanza de rentas y la disminución en el 45% del déficit de la de rentas.

Cambio de tendencia

La balanza de capital en los tres primeros trimestres contabiliza unas salidas totales de 1, 183 billones, frente a entradas de capital por 375.700 millones en el mismo periodo del año antenor. Este cambio se explica por la certificación de dos fenómenos importantes. Las inversiones del exterior en España han cambiado de signo. En 1994 se produjeron amortizaciones netas, pero este año se han producido entradas netas por importe de 1,903 billones, debido a la compra de deuda por no residentes.Los préstamos y depósitos de España en el exterior también han variado de rumbo. Entre enero y septiembre de 1994 se produjo una amortización neta de activos españoles en el exterior -cancelación de adquisiciones temporales y de depósitos a corto-, pero en 1995 se ha invertido la tendencia y el sistema crediticio español ha recompuesto sus activos en el exterior (mediante compra temporal de deuda pública a no residentes o mediante depósitos a corto plazo.

En los nueve primeros meses del año las reservas han disminuido en 945.100 millones de pesetas. Según el Banco de España, "su valor a 30 de septiembre de 1994 ascendía a 37.642,5 millones de dólares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de noviembre de 1995

Más información

  • El saldo de la balanza de servicios crece el 18% y se disparan las transferencias económicas