Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dilema de Nacho

Al defensa del Compostela no le "interesa" ni le "apetece" ir a la selección por sus convicciones nacionalistas

Entre los millones de tópicos que circulan en el mundo del fútbol está la clásica respuesta del jugador llamado por primera vez a la selección nacional: "Es la ilusión de todo futbolista". Pero ese, desde luego, no es el caso de Nacho, lateral del Compostela, un hombre que nunca ha ocultado sus simpatías por el nacionalismo gallego. Hace unos días, se empezó a rumorear que el seleccionador, Javier Clemente, podría contar con él y Nacho confesó en público: "Ni me interesa ni me apetece". Más de una vez ya ha dicho que lo que de verdad le seduciría es formar parte de un hipotético equipo nacional gallego."Me gusta Nacho". Las palabras de Clemente el pasado martes en Alicante fueron la confirmación de que el lateral del Compostela podría ser uno de los llamados para la fase final de la Eurocopa de Inglaterra. Ayer, al término del entrenamiento, los periodistas acosaron, al jugador gallego y éste, visiblemente abrumado, se sacudió el compromiso con evasivas. "No voy a hablar de algo que aún no se ha producido", se excusó.

Hace unos días, Nacho se había mostrado mucho más claro en una larga entrevista con la Televisión de Galicia. "Ni tengo mucho interés, ni me apetece que me convoque", contestó, "pienso que no valgo para ese tipo de cosas. Creo que hay gente en este Estado español que lo puede hacer muy bien. y que se identifica muy bien con la selección española, lo que me parece fenomenal. Desde luego, mi ambición no es esa. Prefiero estar así, me encuentro más a gusto".

Las ideas nacionalistas de Nacho son conocidas desde hace tiempo. Alguna vez se le ha visto en manifestaciones sindicales y habla en gallego con todo el mundo, incluidos sus compañeros de equipo. Pero, además de su ideología política, el jugador tiene un carácter muy especial. Odia todo lo que ambicionan muchos de sus compañeros, como el lujo y la fama. Huye de los. cazadores de autógrafos y viste como un estudiante progre. "Los futbolistas viven en una nube", explicaba hace poco, "y no se enteran de los problemas de la gente que les rodea".

Nacido en Foz (Lugo) hace 28 años, Nacho se formó en el Celta y fichó por el Compostela hace tres temporadas. Lateral zurdo, rápido, combativo, con buen regate y mucho carácter, fue uno de los pilares del ascenso a Primera División del modesto equipo de Santiago. Tras una lesión el pasado año, esta temporada ha explotado como jugador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1995