Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toshack se juega su crédito en el clásico del fútbol gallego

Una derrota ante el Celta alejaría al Deportivo de la lucha por el título

Santiago de Compostela

XOSÉ HERMIDALa recuperación no puede esperar. Al Deportivo de John Toshack se le está acabando el crédito y hoy afronta uno de esos encuentros en los que la afición no perdona los fracasos: el gran clásico del fútbol gallego en Balaídos (20.30 autonómicas y La 2) frente al Celta, otro equipo en apuros. El líbero deportivista Djukic lo expresó ayer con su claridad habitual. "Una derrota nos acarraería, muchos problemas y tendría consecuencias para el equipo", explicó el futbolista serbio, "nuestra recuperación pasa por ganar en Vigo. No podemos pensar en otra cosa que no sea la victoria".

Un somero repaso a la historia más reciente revela que los patinazos en los duelos de rivalidad encienden los ánimos en La Coruña. El año pasado el Celta ganó 1-2 en Riazor y abrió la crisis que acabaría desencandenando la renuncia de Arsenio Iglesias. En la segunda jornada de esta misma Liga, el Deportivo sahó vapuleado de Santiago (40) y desde entonces no levanta cabeza.

En esta ocasión se han reunido todos los ingredientes para conferir al partido una trascendencia especial, hasta el punto de que el lateral del Celta y ex jugador del Deportivo Mariano lo considera "el derbi más importante de los últimos años El Deportivo tiene que ganar para no quedar definitivamente descolgado de los puestos de cabeza", argumentó Mariano. De momento, la afición coruñesa mantiene la calma, aunque el murmullo de descontento es más que apreciable. Los jugadores llevan dos semanas en plan sindicalista: asambleas y comunicados para decidir si hablan o no con la prensa.

Nadie se atreve a cuestionar abiertamente el trabajo de Toshack, pero los resultados no están ayudando al técnico a alejar la sombra de los éxitos de las tres últimas campañas. Una hipotética derrota en Balaídos le colocaría a él, más que a ningún otro, en una delicada posición. El preparador galés sigue experimentando con el equipo jornada tras jornada, mientras combina los gestos diplomáticos con desplantes públicos, como el que sufrieron ayer los periodistas en el estadio de Riazor. El preparador compareció en la rueda de prensa habitual en las vísperas del partido, leyó la lista de convocados y añadió, antes de levantarse sin más explicaciones: "Que te pases un buen fin de semana, que veremos un buen partido e que gane la mejor".

Lo que nadie puede negarle a Toshack son arrestos para tomar decisiones controvertidas en los momentos más difíciles. La última ha sido prescindir de Manjarín, ya recuperado de sus problemasfisicos, curiosamente el mismo día que el asturiano era llamado de nuevo para la selección nacional. Toshack también excluyó de la convocatoria a Voro, un titular en baja forma, en favor de los jugadores del filial Viqueira y David.

El Celta tampoco está para muchas alegrías. La concluyente derrota del último domingo en el estadio Sian Mamés (3-0) ha arrojado dudas sobre la recuperación que- parecía haber experimentado el equipo vigués tras la llegada del nuevo técnico, Fernando Santos.

"El partido, sin ser dramático, es de una importancia vital para ambos", explicó el capitán celtista Ciril, quien agregó con sinceridad.: "Ninguno de los dos estamos en nuestro mejor moniento". Aunque Santos no le hace ascos al empate, sabe que toda la afición sueña con la victoria para escapar del pozo de la Liga y también, por supuesto, para deleitarse con las heridas -del eterno rival.

Alineaciones Celta: Prats; Mariano Alejo, Patxi Salinas, Berges; Gil, Merino, Eusebio, Agirretxu o Ratkovic; Sánchez y Gudeli. Deportivo: Liaño; Pato, Djukic, Ribera; López Rckarte,Donato, Villarroya; Alfredo, Fran; Radchenko y Bebeto. "El partido, sin ser dramático, es de una importancia vital para ambos", explicó el capitán celtista Ciril, quien agregó con sinceridad.: "Ninguno de los dos estamos en nuestro mejor moniento". Aunque Santos no le hace ascos al empate, sabe que toda la afición sueña con la victoria para escapar del pozo de la Liga y también, por supuesto, para deleitarse con las heridas -del eterno rival.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1995