POP

Los 'últimos de la fila' aún pueden conseguir entradas para ver a su grupo el martes

Una década después de la edición de su primer álbum, Cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana, la banda El Último de la Fila, de Quimi Portet y Manolo García, logra un hito para el rock de este país: regresar a Madrid, tras reventar hace pocos meses la plaza de Las Ventas, y agotar las localidades de tres fechas consecutivas en el Palacio de Deportes de la Comunidad. Para los últimos de la fila aún hay entradas para el martes.

Manolo García, quien se ha encargado esta vez del aspecto promocional de la gira -38 conciertos, en algo más de dos meses-, afirma: "Quimi y yo creemos que tenemos la gran suerte de gozar del privilegio de que el público nos esté mirando, de que esté por nosotros".No obstante, en una loable voluntad de no repetirse, Manolo y Quimi tocarán un repertorio distinto al interpretado hace unos meses en el coso taurino: "Intentamos que dada concierto sea el concierto, igual que cada vez que haces una canción tratas de hacer la canción, la mejor del mundo. Con los conciertos es igual. Cada noche es una noche

Unos 300.000 discos vendidos de su último disco, La rebelión de los hombres rana, es una cifra que avala la tendencia continuamente ascendente de El último de la Fila. Manolo analiza así las claves de este éxito: "Yo quisiera pensar que son las canciones. Yo soy un señor que hace canciones y las canta, y mi amigo y socio Quimi, igual. Lo que sucede es que hay músicos que tienen una capacidad equis de trabajo y se embarcan en giras mundiales. En cambio, nosotros vivimos en este país y concentramos nuestra capacidad aquí. Desde siempre, nosotros somos como somos para bien y para mal: gente currante".

El grupo parece afrontar un momento muy especial de su carrera, ya que, según apunta Manolo: "Es posible que haya llegado el momento de mirar en otras direcciones. Hay que hacerlo por salud mental, por higiene de Quimi y mía. Es nuestra obligación. Sinceramente, yo ya no quiero llenar cuatro pabellones seguidos. Tengo deseo de tocar en sitios más pequeños. Se trata sólo de sentir la música mientras la tocas y eso lo puede hacer igual. El Último de la Fila en una plaza de toros o en el bar de la esquina. No quiero aburrirme ni aburrir. Eso sería terrible".

El Ultimo de la Fila. A las 22.00, hoy, mañana, el domingo y el martes. Palacio de Deportes de la Comunidad (avenida de Felipe II). Entradas para el martes 14: Crisol, Madrid Rock y FNAC. 1.800 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de noviembre de 1995.