Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid ganó 500.000 turistas en 1994

ANA LLOVET, La conmemoración del Día Mundial del Turismo tuvo ayer en Madrid una celebración deslucida. La plaza Mayor fue el escenario para una feria formada por 25 puestos, en los que estaban representados los 21 países con oficina de turismo en la capital, las asociaciones de hosteleros, hoteleros y salas de fiestas. Los participantes en la feria, que duró desde las diez de la mañana hasta las tres de la tarde, se limitaron a repartir folletos de las zonas más visitadas de sus países. La jornada deparó un dato: Madrid acogió en 1994 a 4.100.000 visitantes. Medio millón más que en 1993.

El aumento de visitantes fue debido en parte a la celebración en Madrid, el pasado otoño, de la Asamblea Anual Conjunta del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que utilizó las estancias del Palacio de Congresos y Exposiciones, en el Campo de las Naciones.Fue precisamente en el mes de octubre cuando se concentró en la ciudad el mayor número de viajeros, concretamente 430.000.

Tras octubre, los meses en que la capital estuvo más transitada de turistas fueron septiembre, mayo, abril, julio y noviembre.

El 41% de los turistas que estuvieron en Madrid el pasado año provenía de fuera de España. En su mayoría eran ciudadanos de Estados Unidos, británicos, italianos, japoneses y franceses.

El crecimiento más notable respecto a 1993 se produjo en el número de viajeros procedentes de Austria, Argentina, Luxemburgo, Grecia y Holanda.

Placa conmemorativa

Durante el primer semestre de 1995 las cosas han ido aún mejor que el pasado año. Según los datos que facilitó ayer el Ayuntamiento de Madrid se constata que entre enero y junio el número de viajeros alojados en establecimientos hoteleros fue de 850.000, un 5% más que las cifras registradas en el mismo periodo de 1994.

Las celebraciones del Día Mundial del Turismo comenzaron de mañana con el descubrimiento de una placa que conmemora el vigésimo aniversario de la inauguración de la sede en Madrid de la Organización Mundial del Turismo (ONT).

La placa había sido instalada por el Ayuntamiento de Madrid en el parque de Tetuán, junto al edificio de la ONT.

La primera teniente de alcalde, Esperanza Aguirre (PP), fue la maestra de ceremonias en un acto en el que estuvo presente Antonio Enríquez Sabiñac, secretario general de la ONT, entre otros.Sabiñac echó una mano a los responsables de la promoción turística de la capital: "Madrid es una de las ciudades más seguras. del mundo para andar por sus calles de madrugada", apuntó el secretario general de la ONT en su discurso.

Mientras esto ocurría en el distrito de Tetuán, la feria del Turismo en la Plaza Mayor comenzaba su andadura.

Organizada por el Ayuntamiento, la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid y la compañía aérea Iberia, la feria permitió la instalación de 25 mesas cargadas de folletos y poco más.

Las actividades culturales montadas en años pasados, como un concurso fotográfico en el que estaban invitados a participar todos los ciudadanos, brillaban ayer por su ausencia.

La monotonía con que se desarrollaba la feria fue rota por la intervención de los sindicatos Comisiones Obreras (CC OO) y UGT. Cerca de dos centenares de sindicalistas de las federaciones regionales de hostelería se manifestaron junto a los puestos para "denunciar la progresiva precarización del empleo en la hostelería madrileña", según expresan en un comunicado.

"Para las centrales sindicales", continúa la nota, "se está produciendo la sustitución de empleo fijo por precario, con una manifiesta repercusión en la calidad del servicio hostelero".

Cóctel improvisado

Vestidos de camareros y con sombreros de cocina, los manifestantes dieron varias vueltas a la plaza e improvisaron un cóctel con vino, queso y jamón, a ritmo de tambor.

Los representantes de las asociaciones de hosteleros, hoteleros y salas de fiestas ignoraron las alusiones de los sindicalistas y continuaron repartiendo folletos.

Poco después de las tres de la tarde no quedaba rastro de una feria que ha pasado de puntillas por Madrid.

Café y amuletos

Los triunfadores de la feria celebrada en la Plaza Mayor por el Día Mundial del Turismo fueron los puestos de Brasil y Colombia.El primero daba café colombiaño recién hecho, y una larga fila de personas esperaba con paciencia el turno para recoger su taza; en el segundo, una joven brasileña vestida con traje típico regalaba pulseras-amuleto de colores "bendecidas en la iglesia del Senhor do Bonfim de Bahía", según explicaba.

Todo el que pasaba por delante de este puesto demandaba su pulsera mágica. La mujer daba con paciencia las instrucciones para que el amuleto resultara efectivo: "Hágase tres nudos alrededor de la muñeca, después pida tres deseos y no se quite la pulsera hasta que se caiga de vieja", explicaba.

El resto de la feria -en realidad, una mera sucesión de mesas cargadas con folletos de viajes- resultaba monótono. Los puestos más sobrios eran los de Cuba y Estados, Unidos, vecinos en la feria.

Los visitantes, la mayoría jubilados, se iban cargados de folletos, bolsas y carteles. La empresa Madridvisión regalaba viajes gratis en sus autobuses, que hacen circuitos turísticos por la zona centro de la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de septiembre de 1995

Más información